Eres gamer y te gustan los juegos de lucha. O tal vez no, pero tu placer culpable son las pelis de hostias. O te quieres hacer la interesante con una frase estilo “Quiero estudiar como hacen las coreografías de pelea”. El caso es que te haces con Tekken Blood Vengeance, la película animada en 3D basada en la popular saga de videojuegos de lucha Tekken y sabes a lo que vas. Verás peleas y más peleas y, conociendo a los japoneses, mucho fanservice por en medio.

Con el cartel ya como que empiezas a sospechar.
Con el cartel ya como que empiezas a sospechar.

Como se puede adivinar, el argumento de la película es flojo tirando a mediocre. Sin embargo tanto la calidad de la animación como la de las peleas es impecable, tirando a espectacular. Desde el primer encuentro entre Anna y Jill como los siguientes que tiene Ling Xiaoyu a lo largo de la película te hacen quedarte en vilo delante de la pantalla.

tekken1-1

tekken1-2

Y hete aquí que añaden a un personaje que, en principio, no tendría mucho sentido que apareciera de sidekick de Xiaoyu:  Alisa Bosconovitch.

Vamos a obviar el traje de Alisa, por favor.
Vamos a obviar el traje de Alisa, por favor.

El primer encuentro entre ellas dos ya te pone en guardia, subtext alert radar a toda potencia. El choque, el repasón que se meten y encima, con brillitos. Toda la escena es muy gratuita y no sabes muy bien a qué ha venido que te lo hayan presentado así.

tumblr_m6417jPbAs1qazab5o1_250
tumblr_m6417jPbAs1qazab5o2_250tumblr_m6417jPbAs1qazab5o3_250 tumblr_m6417jPbAs1qazab5o4_250tumblr_m6417jPbAs1qazab5o5_250 tumblr_m6417jPbAs1qazab5o6_250 Si mirarle el culo a alguien en slow motion no dispara tu subtext alert radar, yo no sé qué lo hace. 

Al final resulta que esto sólo es el primer plato, que aunque Shin Kamiya es presentado como el galán de ambas, la realidad es que la película es un festival de hostias, sí, pero también de momentos lésbicos a machete.

Una imagen vale más que mil palabras.
Una imagen vale más que mil palabras.

A pesar del material que da la película, el fandom al respecto es inexistente. Un par de vídeos aquí y allá y algún gifset perdido por Tumblr y poco más. Una gran decepción si terminas el film con ganas de más.

Tu lo llamas mirar, yo le llamo poner ojitos
Tu lo llamas mirar, yo le llamo poner ojitos

Aunque es evidente que todos los momentos de estas dos son gratuitos y sin ningún intento de encauzarlo a una relación romántica (No vaya a ser que haya lesbianas de verdad en una película de estas características), hay que reconocer que se vuelven adorables en el minuto 5. Si vuestros escrúpulos no son muy elevados y os gusta una buena cinta de hostias, entonces Tekken Blood Vengeance es una película, sin pretensión alguna, que os puede interesar echar un vistazo.

Puedes suscribirte a nuestro canal de Telegram para enterarte de todos los artículos: https://t.me/hulems