Hubo un tiempo en que Nuria lo tuvo todo, momentos felices en los que la vida parecía más sencilla de lo que realmente se desveló luego. Pero eso fue hace mucho tiempo. Ahora, junto a Elisa, frente al mar, las dos tratan de desgranar lo que fue su relación, todo lo que ganaron y perdieron, pese a saber que los recuerdos son dolorosos y hay ocasiones en las que es mejor dejarlos en su sitio, ocultos bajo mantos de olvido.

elisa-frente-al-mar

La fuerza del primer amor y el dolor inconmensurable de la pérdida son los dos ejes principales del Elisa frente al mar, del que puedes leer un fragmento aquí por cortesía de su autora. En él, Clara Asunción García nos va contando la historia de Nuria, Elisa y Valeria, tres amigas inseparables que viven y crecen en los 80, en una ciudad del mediterráneo. Alternando los flashbacks pasado-presente, descubrimos qué cambió en la vida de las chicas, qué las convirtió en las personas que son ahora y, sobre todo, por qué el dolor las acongoja por dentro hasta prácticamente asfixiarlas todos los días. ¿En qué se equivocaron? ¿Qué podrían haber cambiado? Nada, porque la vida discurre como discurre, y pocas veces se puede hacer algo más que echar la vista atrás.

Como si de un puzzle se tratara, poco a poco vamos conociendo las historias que nos han llevado, junto con las protagonistas, a ese faro. El mismo faro que vio empezar todo lo que quizá nunca debió haberse comenzado. Ahora, con el tiempo, todo cobra más forma, pero no más sentido. Por mucho que Nuria creyera haberlas perdido, las sigue llevando muy dentro. A las dos.

clara-asuncion-garcia

Elisa frente al mar es la tercera novela de Clara Asunción García. En esta nueva entrega, la novelista utiliza un registro completamente diferente al que nos tiene acostumbradas: más íntimo, más cercano. Como si realmente la pena nos arrastrara a nosotras también. ¿Que es un libro triste? Sí. Pero tenemos que saber que la tristeza y la pena forman parte de la vida. Tengo que confesar que, pese a que no soy una persona con lágrima excesivamente fácil, me costó bastante leer algunos pasajes porque, de repente, me veía llorando. Seguramente habrá gente que sólo con este dato ya no quiera, o no se atreva a disfrutarlo, pero no quiero dejar de recomendarlo. Es un libro para leer despacio, con calma, y dejando que la historia te inunde. Espero sinceramente que lo disfruteis tantísimo como yo.


Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos reservamos el derecho a eliminar cualquier comentario que no favorezca el debate, que incluya insultos hacia cualquiera o que, por otros motivos, contamine el ambiente de la web. Si el comportamiento persiste, se baneará al usuario correspondiente.
  • Abrumada y emocionada por tus palabras. Creo que, hasta ahora, nadie me había hecho llegar lo que sentía al leer “Elisa…” del modo como tú lo has hecho.
    Muchísimas gracias.
    Clara

    • Marca

      Muchísimas gracias a ti por habernos regalado un libro tan bonito. Como puedes ver, me ha encantado 🙂

  • Flor

    No puedo expresar todo lo que me está haciendo y removiendo este libro. He llorado a mares. A parte de las palabras, que me recuerdan tantas palabras que yo he dicho o escuchado, en contextos parecidos o muy distintos, hasta las expresiones que aprendí en España, esa España que tanto extraño y a la que un día volveré. Ojalá que pueda volver también a ella… Es una novela preciosa y me ha hecho sentirme tan pero tan fuera de lugar en esta yankilandia tan hipócrita que vivo, Una historia de personas de verdad, que fuman, que comen que follan, que ríen que viven… Clara Asunción García, tienes en mi a una fan de por vida. Gracias por semejante novela… La he comprado a traves de Amazon en mi Kindle, y cual si fuera un libro físico, he hecho notas, he subrayado pasajes, he marcado páginas…. Os dejo, voy a terminar de leerla. Alguna vez quisiera contarte la historia de mi vida y que la escribieras…sería un sueño. Yo he comenzado, porque también escribo, pero las letras se me traban en la garganta, se mezclan con las lágrimas y con la ira y no puedo… Un abrazo!

    • Hola Flor:
      Debería poder decir que me alegra saber que el libro te ha llegado de esa forma, pero creo que sería inapropiado, porque sé perfectamente qué hay detrás: supongo que lo mismo que describe el personaje de Nuria en la historia: años de negación, de pérdida; en definitiva, una amputación de una parte vital, una época de nuestras vidas, que deberíamos haber vivido con la emoción de nuestros sentimientos y no con el temor a ser señaladas con el dedo. Tal vez tu caso no sea exactamente ese, pero, por lo que comentas, podría no andar muy lejos.
      Una de las primeras cosas de las que me di cuenta cuando di a leer el manuscrito a las primeras personas (todas lesbianas) fue el grado de empatía con la historia. Y eso que esas primeras lectoras eras mujeres que apenas sobrepasaban la treintena o ni siquiera habían llegado a ella. Unas se identificaronn con unos pasajes concretos, otras con emociones, sentimientos, vivencias personales…, pero todas me dijeron que había parte de ellas en la historia.
      Eso me hace pensar, sin temor a equivocarme, que todas (ellas, tú, yo, muchas otras lesbianas) compartimos una historia común, y que tanto Elisa como Nuria podrían personificar las dos caras de esa historia.
      Y en cuanto a esa historia personal, no se la des a nadie para que la escriba (por muy honrada que pueda sentirme por la propuesta): eso es algo que deberás hacer tú, con tus palabras, tus sentimientos, porque nadie mejor que tú para transmitir lo que sientes o sentiste en su momento.
      Es lo que he hecho yo con “Elisa frente al mar”. Y te puedo asegurar que ha sido la mejor de las terapias.
      Desde aquí, un beso y un abrazo muy grande,
      Clara

  • Flor

    Si, se que debo escribirla yo, a ver cuándo me dan las fuerzas… Ya terminé de leer la historia, no sabía anoche que me quedaba tan poquito porque ni siquiera había mirado la barra que indica el porcentaje leído en mi kindle. Maravillosa, dolorosa, graciosa por momentos y sobre todo muy humana. Gracias por haberla escrito y por haberla publicado. Un abrazo!

  • Anya

    Sé que la recomendación era “para leer despacio, con calma, y dejando que la historia te inunde” pero simplemente no pude. Lo empecé ayer de tarde y no pude dormirme hasta terminarlo. Imposible describir lo atrapada que me sentí por la historia, ni la angustia al darme cuenta que me quedaban apenas unas páginas para terminarlo (maldito Kindle que no muestra la barra de progreso!). No puedo decir que me de alguna forma me siento identificada con los personajes porque mi historia ha sido muy diferente, pero sin duda puedo decir lo bien escrito que está porque por momento sentía el dolor de los personajes como propio.
    Una historia maravillosamente escrita.
    Espero que pronto salga un nuevo libro.
    Ah y gracias Marca porque a través de tus reseñas he conocido a escritoras fantásticas y libros memorables.

    • Gracias, Anya. Te entiendo, Yo tampoco pude escribirlo despacio y con calma. ;O) Sí, en cambio, hubo una especie de inundación. En concreto, la de la historia, que se empeñó en llevarme a mí por delante.
      Es mayor halago para mí entonces, si dices que tu historia es diferente, que el dolor de los personajes te haya tocado. Eso quiere decir que logré hacerlos vivir lo suficiente como para que te llegaran de ese modo.
      Gracias de nuevo.
      Un saludo.

  • Siale Benoit

    Yo lo amé por varias razones. Primero, original, distinto, conmovedor, intenso. No hay lesbianas millonarias, prometedoras y expertas en lo que hacen. O puede que las haya… quien sabe, no es lo que importa. No importa si Elisa tiene un ferrari o no. Lo que importa es lo que sienten, como sienten ante los sucesos que han pasado en sus vidas, como reaccionan… es un libro precioso, lleno de emociones que traspasan el papel y te llega a lo más adentro de…tu cerebro ( que el corazón solo bombea sangre!). Sin mencionar que me duró un par de horas y que llegó un punto donde no pude aguantar las lagrimas. Totalmente recomendable, y recuerden que lo pueden adquirir en amazon a un módico precio. Así que no hay excusas ( a menos que no dispongan de una puñetera visa../()%&%·&T/&). Saludos.

    • Bueno, Siale, ya no sé cómo agradecerte tanta generosidad (en público y en privado) ;O) Las emociones se dan y se reciben, y a mí me está tocando ahora recibirlas de mano (y palabra) de las lectoras de Elisa. Gracias por ello (aunque sea también la madre putativa de una lesbiana con pasta, jajaja).
      Me encanta lo del cerebro. Yo siempre he dicho que la verdadera alma del ser humano se halla en su cerebro y veo que tú tienes una idea afín. ¡Ya no estoy tan sola en mi teoría!
      Y ya lo siento con lo de hacer llorar, pero…

  • Luz roja

    100€% recomendable. Es un libro estupendo, bien escrito con una prosa sencilla y muy emotiva. Te llega, te entretiene, te hace pensar y te emociona. Y es que abarca temas desde la amistad, el difícil camino de la vida, el machísimo, el mirar para otro lado y sus consecuencias, el horrible daño que ha venido causando en las personas la intransigencia de la sociedad frente a la homosexualidad, las distintas formas de encarar la homofobia, los estragos que esta produce convirtiendo el amor en algo sucio, enfermizo digno incluso de ser escondido, del “todo vale” y “ el todo te lo permito” porque la sociedad se empeña en decir que este amor es menos, que no es igual, la siega de la autoestima a la que ello conduce, en fin, que tambien del camino recorrido desde no hace tanto en la lucha por nuestros derechos, (por dios que nadie se olvide de eso! ) del amor, de la nostalgia, del mar……….

    ¿Qué mas se le puede pedir a un libro?

    • Bueno, Luz, como ya te he dicho en otra parte, siempre es una enorme satisfacción ver que algo que te ha salido de lo más profundo ha llegado a ese mismo lugar en otras personas.
      Me alegra saber que Elisa tiene a otra compañera a su lado en lo alto de ese acantilado, comprendiéndola.
      Cuando recibo reacciones a la historia como esta tuya, lo que yo me pregunto es: “Qué más se le puede pedir a una lectora?”.
      Pues eso, gracias.