Madonna-with-Britney-and-Christina-in-2003-MTV-awards

Cuando nos enteramos de que MTV planeaba una serie sobre dos amigas que fingen ser lesbianas, nos pareció un argumento fresco, divertido y nuevo. Realmente nunca antes lo habíamos visto en ninguna serie, pero estamos hartas de ver ejemplos de famosas que, delante de los objetivos, se ponen más que cariñosas con sus amigas, y después, de croquetas nada.

El ejemplo más claro lo tenemos en las rusas t.A.T.u. Durante años nos hicieron creer que eran pareja, que estaban locas la una por la otra, y no paraban de demostrar su amor en todo video y concierto que daban. Incluso su participación en Eurovision causó mucha polémica porque prácticamente nos hicieron creer que se iban a revolcar apasionadamente por el suelo en plena actuación. Y de eso nada.

Cuando el grupo llegó a sus horas más bajas, dejaron claro que todo era un montaje orquestado por su manager. ¿Decepción por el engaño? Hombre, pues bastante. Pero en aquel momento todas pensábamos que, por primera vez, una pareja de lesbianas era ultra visible, y estábamos encantadas. ¿Compensa? Pues… ya cada una que valore.

Pero ellas no fueron las únicas que fingieron. Madonna, que ya sabéis que se apunta a todas las modas, y luego las hace suyas con una habilidad increíble, fue la pionera en esto de andar besando a otras féminas bajo la luz de los focos. MTV fue muy hábil al invitarla a ella, junto con Christina Aguilera y Britney Spears a los MTV Awards de 2003. En aquel entonces Britney y Justin Timberlake acababan de dejar su relación, y justo cuando la Reina del pop se acercó para besar a la Princesa, las cámaras enfocaron al pobre Justin, que tenía una cara que parecía un cuadro de Picasso. Gracias al cambio de plano NADIE se acuerda del beso con Christina, que pasó a ser una segundona en el numerito. Pese a todo, estos besos son muy, muy recordados, y por lo menos una vez al mes alguien lo nombra en algún reportaje al hablar de alguna de las protagonistas.

Pero Madonna le debió coger el gusto a esto de fingir ser bollo, y este año hemos tenido la oportunidad de verla acompañada de las que pueden ser las nuevas Britney y Christina: Miley Cyrus y Katy Perry (quienes, por cierto, se besaron en un concierto, para luego ponerse a caldo en twitter). Con la primera la vimos hacer un mashup bastante chulo de Dont tell me y We cant stop, mientras bailaban como Sergio Dalma: pegadas.

Y con Katy se marcó una sesión de sado-fotos que todavía nos tiene entre con la boca abierta, la ceja levantada y una expresión de absoluto descrédito. ¿Era esto necesario, chicas?

Katy cree que no hay dos sin tres (ni cuatro, ni cinco, en su caso), y además de los momento croquetos con Veronica Ciccone y Hannah Montana, su amistad con Rihanna ha dado muchísimo que hablar. Tanto que nos dio para hacer un amigas sin derecho a roce. Aunque creamos de verdad que lo tienen, porque ¿vosotras con vuestras amigas sois tan simpáticas? Yo a las mias las quiero mucho, pero no creo que lleguemos a estos límites. En serio. He tenido novias con las que me he tocado menos que estas dos.

Ambas comparten una obsesión: Cheryl Cole. Rihanna declaró que tenía un crush muy potente con ella, a lo que Cheryl respondió que, bueno, ella tenía sueños eróticos con la de Barbados. Katy no lo dijo: lo hizo patente.

Katy Perry CherylKaty Cheryl

Los momento bollo de RiRi no terminan aquí (bueno, ni creeemos que terminen nunca), pero ya ha llegado a unas cotas bastante locas con su colaboración con Shakira en I can’t remember to forget you. Eran todo TAN bollo sin terminar de serlo que todavía nos tiene con la cabeza girando. Menos mal que Emma nos lo aclaró todo en este artículo. 

Rihanna Shakira Video Cant Remember to forget you

¿Se os ocurren más ejemplos de faux lesbian?


Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos reservamos el derecho a eliminar cualquier comentario que no favorezca el debate, que incluya insultos hacia cualquiera o que, por otros motivos, contamine el ambiente de la web. Si el comportamiento persiste, se baneará al usuario correspondiente.