A veces, los cuentos son la mejor forma de abordar cualquier tema. Así, de manera inocente, puedes sumergirte de lleno en temas espinosos, temas que duelen, como el amor, la aceptación, la diferencia. Esto es lo que hace Suzana Tratnik en su libro Posiciones geográficas, disfrazarnos la realidad bajo una envoltura de tul, para que nos sea más fácil digerirla. Nos habla de cómo vivir una vida que es una mentira (Discreción garantizada, El mensaje de Ana), de las dificultades de crecer, vistas desde dos perspectivas diferentes (Cosiendo la princesa), nos cuenta episodios que deberían haber quedado ocultos (Bajo cero). Y siempre con un aura gris (casi soviética, me atrevería a decir, y creo que no estaría muy desencaminada), que nos hace percibir las historias como ensoñaciones, asistir a ellas como si fuese una función.

portada-suzana

Encuentro particularmente interesante que los protagonistas de los relatos no sean heroes, pero tampoco antihéroes. Son, simplemente, los narradores de una historia, y nos la cuentan desde su perspectiva personal, con todo lo que eso conlleva. Adultos, niños, ancianos, personajes que lidian internamente con su identidad sexual, otros para los que no supone nada, otros que no son conscientes aun del peso que han de soportar. Cada uno diferente del anterior, constituyendo un universo riquísimo.

suzana tratnik

A lo largo de los quince relatos que conforman el libro, nos encontramos pequeñas historias, unas más extensas que otras, pero todas con un denominador común: la sensación tan sumamente plástica que nos dejan. Porque, si Posiciones Geográficas no hubiese sido un libro, habrían sido muchos cortometrajes juntos. Suzana Tratnik, pese a ser una de las voces de la literatura eslovena más aclamadas, y comprometida activista lesbiana, no habia sido traducida todavía al castellano. Dos bigotes, una nueva editorial con una elección más que sugerente de catálogo, siempre pendiente de las cuestiones de género, ha sido la que finalmente nos ha hecho descubrir (con una edición preciosa, por cierto) a esta autora de la que, esperamos, podremos disfrutar de más títulos.

suzana


Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos reservamos el derecho a eliminar cualquier comentario que no favorezca el debate, que incluya insultos hacia cualquiera o que, por otros motivos, contamine el ambiente de la web. Si el comportamiento persiste, se baneará al usuario correspondiente.