Este verano, si recordáis, empezaba la pesadilla: The Hollywood Reporter confirmaba que el reboot de Xena: Princesa Guerrera se estaba cociendo en los estudios de la NBC. Al día siguiente la propia Lucy Lawless lo desmentía, y Variety seguía insistiendo con que el retorno de la princesa guerrera era cierto ese mismísimo día. Y nuestras pobres cabezas, con el calor veraniego, empezaron a nublarse un poco bastante. Han pasado unos meses de silencio, en los que, al parecer, la NBC ha seguido maquinando el reboot de Xena. El hermetismo se rompió hace unos días cuando saltó la noticia de que el guionista de Perdidos, Javier Grillo-Marxuach, va a ser el encargado de escribir el libreto del episodio piloto de la nueva versión de la serie de los noventa.

Xena

Robert Greenblatt, el presidente de NBC Entertainment, ha declarado a THR que no cree que el reboot de Xena sea una continuación de la serie, pero que es “un gran personaje, y deberíamos intentar descifrar cómo revivirlo de alguna manera”. Aunque aún parece estar cogido todo con pinzas, lo que parece que sí que está claro es que Lucy Lawless y Renée O’Connor no van a ser las actrices encargadas de interpretar a Xena y Gabrielle en este nuevo proyecto. Lucy no ha desmentido, esta vez, las informaciones de THR, y se ha limitado a publicar un misterioso tuit en el que pasa de la negación total de este verano, al condicional ¿Debería…?

Greenblatt dice que les encantaría que Lucy formase parte de la nueva serie, peeeeero: “No estoy seguro cómo podría ser parte sin interpretar a Xena, y no sé si esa es una dirección que vayamos a tomar”. En conclusión, amigas: parece que Xena: Princesa Guerrera volverá a la televisión en 2016, y es casi seguro que no veamos a Lucy y Renée haciendo de las suyas a lomos de Argo por las turbulentas tierras de la Antigua Grecia. Solo nos queda quejarnos en nuestra cuenta de Instagram. Ains.

Vía: The Hollywood Reporter 


Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos reservamos el derecho a eliminar cualquier comentario que no favorezca el debate, que incluya insultos hacia cualquiera o que, por otros motivos, contamine el ambiente de la web. Si el comportamiento persiste, se baneará al usuario correspondiente.