icono_col_trans_hulems copiaQueridas croquetillas, Marzo acaba, y como es obvio empieza Abril, y aquí estamos de nuevo. Un mes más cargados de propósitos, de proyectos y de ganas de escribir, escribir y escribir. ¡Así que vamos a ello!

Marzo es un mes de mucha visibilidad. De mucha, mucha, mucha, MUCHA. Por un lado, porque en España el día 15 se celebró el Día de la Visibilidad Trans, conmemorando el aniversario de la aprobación de la Ley 3/2007, que regula la Ley de Identidad de Género en España; por otro lado porque el día 31, ayer, se celebró a nivel internacional el mismo día y también porque el día 17 la Asamblea de Madrid aprobó la Ley Identidad y Expresión de Genero e Igualdad Social y no Discriminación de la Comunidad de Madrid sin los votos de cierto partido, adivinad cual, que se abstuvo.

Y para esta visibilidad, a parte de grandes activistas trans y LGTB+ con los que podemos contar para toda campaña o acto, encontramos asociaciones que se han hecho un hueco en nuestra vida y en nuestro activismo. Y en este caso, os queremos hablar de Fundación Daniela. Os escribimos sobre ella porque pensamos que su tarea es más que necesaria en nuestra sociedad a día de hoy, porque uno de sus objetivos principales es acabar con la discriminación que sufren lxs menores y adolescentes transexuales en nuestro país. Además pretenden mejorar la formación de lxs profesionales de la intervención sociosanitaria sobre la diversidad sexual, la identidad de género y sus diferentes expresiones.

Conocer la realidad de estxs niñxs nos ayuda a acercarnos un poco más a la diversidad de nuestra sociedad, a sus inquietudes, sus ganas de vivir y su valentía. Porque debemos amar la diversidad de los cuerpos y de estos menores que necesitan tanta visibilidad social. Os dejamos aquí un pequeño video de qué hace, por ejemplo, su grupo joven. Os animamos a informaros sobre esta asociación, ya que uno de los psicologos, Leo Mulió, fue protagonista del famoso documental “El sexo sentido”, del cual hablaremos el próximo mes.

¡Nos leemos muy, muy pronto, croquetillas!

 


Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos reservamos el derecho a eliminar cualquier comentario que no favorezca el debate, que incluya insultos hacia cualquiera o que, por otros motivos, contamine el ambiente de la web. Si el comportamiento persiste, se baneará al usuario correspondiente.