CAROL POSTER5Hace tiempo que las líneas aéreas dejaron de ser esa cosa tan mítica, tan exclusiva, tan vintage, para convertirse en un modo de transporte más, accesible a todo el mundo. Que oye, genial, porque de otro modo muchísimas personas no habrían cogido un vuelo jamás, ni conocido otros países. Pero todas las que hayáis cogido un vuelo low cost habréis padecido los sinsabores de los que me estoy acordando. En esos vuelos, por supuesto, no hay opción de ver NADA (sobre todo entre rifa y venta de perfumes), pero en los que son un poco más largos, o más caros, todavía se puede elegir qué película quieres ver. Para sorpresa de Cameron Esposito, actriz estadounidense, la línea Delta ofrecía Carol, la peli de Cate Blanchett y Rooney Mara, solo que… sin ninguna escena entre ellas dos.

Afterellen se ha puesto en contacto con la aerolínea, y ésta les ha contado que desde la productora se les ofrecen dos versiones de la película, para que escojan cual quieren ofrecer en sus vuelos. La primera es la que todas hemos visto en cines, con sus escenas de amor, y con el metraje completo. Pero la segunda, que al parecer es la que ha comprado Delta, no sólo elimina las escenas de desnudos, sino TODAS en las que haya algún tipo de intimidad o gesto entre las protagonistas.

A ver. Supongo que cada aerolínea tiene sus políticas, que no será lo mismo American Airlines que Iberia, o que Qatar Airways. Puedo llegar a entender que desde la productora eliminen las escenas de desnudos, porque la moral y los niños y blabla. Pero de ahí a quitar del metraje escenas íntimas entre las dos, escenas en las que llevan la ropa puesta, hay un trecho. Me pregunto si harán lo mismo con las escenas de amor entre un hombre y una mujer.carol

En la página web de la línea pueden verse las películas que tienen en emisión en sus aviones, y aunque no he visto todas porque a veces me gusta hacer otras cosas aparte de estar delante del monitor, estoy segura de que muchas tienen historias de amor. Amor heterosexual, claro. ¿Las cortarán? ¿Y el estudio? Porque en su página de lanzamientos hay una cuyo poster parece dejar entrever que si cortan las escenas de amor, la cinta se queda sólo con los títulos de crédito.

Como bien dicen en Afterellen, este tipo de censura lo que al final produce es la sensación de que el amor entre dos mujeres, o entre dos hombres, es una cosa que no se puede ver en público, que no se debe enseñar. Que es indecente. Y mira, a lo mejor los indencentes son los que censuran.

Vía: Afterellen


Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos reservamos el derecho a eliminar cualquier comentario que no favorezca el debate, que incluya insultos hacia cualquiera o que, por otros motivos, contamine el ambiente de la web. Si el comportamiento persiste, se baneará al usuario correspondiente.