Our Love Story, o Yeon-ae-dam, el primer largometraje de la cineasta Lee Hyun-ju, pasó por el Festival de San Sebastián y compitió por el premio LGTB Sebastiane, aunque finalmente el galardón lo consiguió la producción israelí-francesa Bar Bahar. A punto de estrenarse en los cines de Corea del Sur, el 17 de noviembre, y después de ganar el Gran Premio del Jeonju International Film Festival, la directora ha concedido una entrevista a Korea Joongang Daily para hablar no solo de Our Love Story, sino también del casi inexistente cine LGTB surcoreano.

our-love-story-pelicula-surcoreana

La cineasta ya había tratado temas LGTB en dos cortos anteriores, Distance y Ordinary Family, porque, como explica en el diario, “el amor entre personas del mismo sexo es algo que no se trata comúnmente en Corea. Es algo que implícitamente no está permitido. Sin embargo, hay personas con diferentes identidades sexuales [en Corea], pero sus vidas no se plasman públicamente. Quería hacer algo provocativo y hacer algo que no debería hacer. Para mí, seguir la dirección que la sociedad le dice a la gente que está bien no es divertido”.

Sobre su salto al largometraje con Our Love Story, y su motivación para hacer esta película, Lee Hyun-ju dice que:

Estoy muy interesada en las relaciones de las personas. En vez de tocar un gran suceso, quería mostrar la relación entre las personas. Este pensamiento me llevó de forma natural a una película romántica, ya que creo que el amor es el mejor camino para mostrar las relaciones. También me gustaba cómo el romance me permitía hablar del paso de la juventud a la edad adulta, ya que las personalidades y los pensamientos de la gente a menudo están influENCIADAS por con quienes salen.

“Para diferenciar mi película de otras románticas –dice–, quería retratar una relación difícil que requiere coraje y aventura en vez de una relación fácil que todo el mundo puede tener”.

Our Love Story muestra la vida de Yoon-ju, una estudiante de posgrado de Bellas Artes, que tiene trabajos a tiempo parcial para llegar a fin de mes, y vive en la casa de su amiga Young-eun por un pequeño alquiler. A diferencia de Young-eun, que disfruta de sus relaciones sin compromiso, Yoon-ju busca algo más serio. Un día, mientras está buscando materiales para su proyecto, se encuentra con Ji-soo en una tienda de segunda mano. Al ver a Ji-soo en un lugar extraño, Yoon-ju se siente atraída por ella.

Vía: Korea Joongang Daily

Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos reservamos el derecho a eliminar cualquier comentario que no favorezca el debate, que incluya insultos hacia cualquiera o que, por otros motivos, contamine el ambiente de la web. Si el comportamiento persiste, se baneará al usuario correspondiente.