portadayuri3

Genki desuka comunidad otakubollera?. Espero que excelentemente bien y con ganas de seguir leyendo por que ésta es la tercera y última parte (lo juro) de nuestras clases particulares del Yuri. Así que súbanse las faldas escolares, desajústense el escote y saquen las libretas que aquí vamos:

¿Qué es QUEERBAITING?.

queerbaiting

“Hey Riko, pretendamos ser una pareja para incrementar el rating”

Se define como la táctica de utilizar un personaje o relación  e insinuar una supuesta homosexualidad para atraer dicho mercado pero cuya veracidad luego se niega. Dicha negación se realiza modificando el comportamiento o historia del personaje, haciéndolo terminar en una relación heterosexual. O  bien, matando al “raro” para que el otro regrese al “buen camino”.

Sus más acérrimos representantes son los haters y los trolls. Mientras estos últimos se dedican a hacer comentarios absurdos o gastarle bromas a los demás; los primeros se dedican a destruir y difamar las obras. Justifican su odio con argumentos agresivos, o bien luciéndose como si fueran los sabelotodo del universo. Su crítica jamás será constructiva y por supuesto que no toman en cuenta las opiniones de los demás a menos que coincidan con ellos.

Desgraciadamente en el mundo del Yuri hay muchos de éstos y son los que disfrutan rompiendo la ilusión de los shippers. Les encanta “spoilear” finales, y hacer ver a los fans como ingenuos por shippear personajes que supuestamente no terminarán juntos, etc.

Un caso muy reciente es el de Hibike Euphonium:

hibike

¡Ohhhh por Diossss!, ¡Oh por Dios, por Dios, por Dioooooos!*sangrado de nariz*

Respecto a éste anime, muchos se han esmerado en señalar dos cosas: 1) Que Kumiko y Reina no van a acabar juntas por que en el manga Kumiko termina saliendo con su amigo de la infancia y 2) La casa productora Kyo Animation, es una experta en “queerbetiar” sus obras para atraer más público pero al final siempre los regresa a la heterosexualidad.

En cuanto al punto uno, tengo bastante clara una cosa: No todos los animes (por no decir casi ninguno) se basan 100% en sus obras originales. Todos lo animes son adaptaciones, y si dichas adaptaciones son capaces de llevar una obra “explícita” a lo “subtextual”, pues llámenme ingenua, pero entonces existe la posibilidad de que el mentado final no sea el que los haters y trolles dicen (así es, la esperanza muere a lo último).

Tal vez el único hecho preocupante y que ha servido como mástil de guerra para ésta gente, es que KyoAni no ha dado comentarios favorables respecto al ship de KumiRei. Pero ¡Ahhhh!, como les ha encantado regalarnos unos momentos preciosos en los que ambas protagonistas demuestran aquella química innegable. Peor aún, le han dado una connotación romántica a otras dos o tres parejas a su alrededor, lo cual nos ha hecho suspirar y tener fé en que tal vez nos den alguna sorpresa al final. Así que, si ésta obra realmente se trata de “queerbaiting”, han hecho bien su trabajo. Lo único que nos queda, es terminar de ver hasta el último minuto de ésta serie para poder hablar “con los pelos de la burra en la mano”.

Pero entonces profesora Gia (dice una alumna en falda super sexy corta), ¿las obras actuales son yuri de subtexto o queerbating?. Esa es una muy buena pregunta (respondo ignorando a duras penas profesionalmente aquél generoso escote que me habla), pero más importante es la siguiente interrogante:

¿Cómo diferenciar el queerbaiting del subtexto?

Imaginen lo siguiente: conocen a una chica preciosa, les sonríe, le hacen plática y ella responde. Se cambian a su mesa, se la pasa agarrándose el cabello. Le piden su número telefónico, se los da y entonces dice: “Asegúrate de dárselo a tu amigo el guapo que se acaba de ir. Dile que ojalá me marque. Gracias por el café, Ciao.”

¿Sienten ese balde de agua fría que les acaban de aventar?, pues justamente así se siente cuando una serie, desde su primer capítulo nos presenta una posible pareja yuri. Durante los primeros dos episodios, las que tenemos experiencia en este mundillo todavía no nos ilusionamos (bueno las intensas sí, desde el poster). Pero como la semillita ha comenzado a germinar, pues continuamos con el tercer episodio. A partir de ahí, comenzamos a sondear si hay chicos inmiscuidos en la trama y qué tan importantes son para las protagonistas o la supuesta pareja. Si una de ellas está enamorada de un chico o tiene el sueño de tener novio y casarse, ya pueden dar por hecho que no acabará bien y será punto para Slytherin, digo, el queerbaiting. Para que les quede más claro, pongamos un ejemplo: Love Lab

lovelab

Muchas de ustedes comenzaron a aventar avioncitos de papel diciendo que en realidad no está catalogada como yuri, que es simplemente comedia, que sí hay un poquito de yuri por ahí, etc, etc. Pero sean pacientes, veamos de qué trata la obra: Es la historia de 5 jovencitas que están en búsqueda del amor y que desean por encima de todo encontrar al novio perfecto (primer defecto). El detalle es que están en una escuela sólo para señoritas, así que no tienen chicos con los cuáles practicar. Ahí es cuando Riko hace su aparición, y por ciertos malentendidos, termina siendo la consejera de todas, en especial de Maki. Ésta última le cree todo lo que le dice y sigue al pie de la letra sus consejos, cosa que desemboca en una serie de enredos y situaciones cómicas a lo largo de sus episodios.

A partir de esto, nos damos cuenta que definitivamente no es una obra yuri, pero sí que jugaron con sus elementos, por ejemplo: muestran a Riko como una “tomboy” muy popular entre las chicas con varias admiradoras, y a Maki como el príncipe soñado de una de las protagonistas cuando se viste de chico. Existe un ligero (casi imperceptible) toque de “inquietud” en una de ellas que hace que se sienta “rara” por fingir ser la “novia” de la otra. Y ni que decir de las agarradas de mano, besos (no consumados no se emocionen), y abrazos incómodos.

Llega un momento en el que terminan saliendo con chicos (tampoco nada consumado), pero nadie hizo ningún escándalo por que finalmente todo quedó como una comedia sin pretensiones.

Entonces, ¿la calificaríamos como “queerbaiting”?: si hubiera un rango para clasificarlo en 3 niveles, en donde el 3 es el bajo, el 2 es medio y el 1 es fuerte, yo diría que es un queerbaiting de nivel 3. Por que si bien no ha sido clasificado como yuri, sí llegas a plantearte el asunto de “qué va a pasar al final entre Riko y Maki”, “¿se conseguirán novio y dejaran aquello en un simple recuerdo?, ¿o se quedarán juntas?”. ¡Y la que no haya pensado en eso mientras la veía que tire la primera piedra!.

¿Es una obra de “subtexto”?: No, por que no hay un sentimiento más allá de amistad entre las protagonistas. Están juntas por las circunstancias pero no por que exista un amor entre ellas. ¿Ya van entendiendo de qué trata éste asunto?, bien, continuemos.

Ahora le toca el turno a VIVIDRED OPERATION:

vividred

¡Ahhh!, las chicas mágicas, nunca nos cansaremos de ellas. Son los sueños y fetiches de muchas de nosotras, además de ser ese equilibrio perfecto entre lo lindo y lo poderoso. Éste anime trata de cuatro adolescentes que deben transformarse en magical girls para salvar su ciudad y luego el planeta. Nada nuevo hasta ahí, el detalle está en la transformación. Resulta que necesitan besarse para poder fusionarse entre ellas (bueno la protagonista con cada una de las otras tres) y así sacar su máximo poder. Pero no es sólo unir labios y ya (de hecho sólo se besan en la mejilla o en la frente) si no que las que se fusionan deben compartir un mismo “sentimiento” para alcanzar ese punto sublime. Ahí empieza lo interesante por que, Akane (la protagonista) y Aoi, son amigas de la infancia y se quieren mucho (croquetitas a punto de nacer), por lo que su conexión es predecible e instantánea. Pero, cuando aparece Rei, supuesta antagonista, surge esa tensión entre ella y Akane que luego se convierte en un cariño especial. Y si a eso le sumas la historia trágica de Rei con la determinación de Akane por protegerla y ayudarla, pues bueno, díganme ustedes si ahí no hay algo más que amistad.

Otra parejita que nos hace cuestionarnos lo que vemos, son Wakaba y Himawari. Para empezar, a la primera le encantan las artes marciales y las niñas bonitas, esto último lo demuestra preguntándole a cada rato a Akane por su hermana menor. Mientras que Himawari, es una chica retraída y sensible pero que está dispuesta a modelar con ropa linda para una revista con tal de complacer a Wakaba. No sé ustedes, pero yo no me pongo ropa sexy para alimentar las fantasías de mi mejor amiga…a menos que me guste.

¿Estamos ante una obra de subtexto?: Desde luego, de hecho estamos en esa tenue línea entre lo que es amistad (Akane & Aoi) y lo que probablemente es el primer crush (Rei & Akane, Wakaba & Himawari).

¿Por qué no es queerbaiting?: Para empezar no hay chicos alrededor que hagan que nuestras heroínas se sientan confundidas o influyan en sus destinos. En segunda, si bien nunca se confirma ninguna relación, tampoco se desmiente, al contrario, dejan un final abierto con muchas esperanzas.

¿Captaron la diferencia?, si no, no hay problema, les dejo como tarea ver cuanto título yuri se les aparezca hasta que agarren práctica (¡uy que sacrificio!).

Respecto a la pregunta de si actualmente el yuri es subtexto o queerbaiting, la respuesta es muy fácil: existen ambos. Afortunadamente más de subtexto que de queerbaiting, pero lo importante es dejar de ver el primero como algo negativo. Sí, queremos y necesitamos más obras con mayor profundidad, personajes más complejos, relaciones explícitas, etc. Pero si realmente eres fan de éste género, sabrás apreciar cada escena e interpretar cada diálogo y atesorarlo como si fuera lo mejor que has visto en tu vida.

Ojo, no se trata de hacer castillos en el aire y ver yuri en donde no lo hay (existe gente así se los juro). Si no de apreciar una obra por lo que es. Si es yuri explícito, están de suerte, ¡disfrútenla!. Y si es subtexto, pónganle atención y regocíjense con lo que descubran. Y si nos les gusta lo que ven, ¡pues simplemente cambien de anime o género y ya!. El arte existe para sentirlo no para entenderlo.

Y así como no podemos garantizar que todas las lesbianas en las series llegarán vivas al final de temporada, tampoco podemos garantizar que el queerbaiting desaparecerá algún día (aunque rezaremos con fervor para que suceda). Pero para eso existen los foros de opinión y las redes sociales. Y entre nosotros podemos pasarnos la voz e informarnos si tal o cual anime es un verdadero yuri o no (no querido hater/troll, tú no te dedicas a eso). Quizás eso no afecte en nada el rating televisivo o las ganancias de una casa productora, o quizás sí, si es que somos muchos. Pero por lo menos, ya no nos quedaremos como el público pasivo de antaño. Nosotros decidiremos si continuamos viendo lo que nos presentan o si dejamos de hacerle publicidad y lo desechamos. Entonces, muy probablemente, los autores y productores de anime que realmente estudian sus mercados, se interesen de nuevo en hacer yuri verdadero con calidad. Suena utópico, pero no es tan descabellado creerlo si tenemos en cuenta que actualmente la opinión de la gente en las redes sociales sirve para medir el impacto que tal o cual obra ha generado. Los mejores doujinshis han florecido gracias a eso: Their Story por poner un ejemplo.

theirstory

Después de todo lo expuesto en las dos anteriores partes de éste artículo y de repasar los conceptos que influyen en éste amado género, sólo nos queda una última definición:

¿Qué es el ANIME?.

Ahora sí cito textualmente a la omnipotente Wikipedia:

El anime (animación) es un medio de gran expansión en Japón, siendo al mismo tiempo un producto de entretenimiento comercial y cultural, lo que ha ocasionado un fenómeno cultural en masas populares y una forma de arte tecnológico. Es potencialmente dirigido a todos los públicos, desde niños, adolescentes, adultos, hasta clasificaciones tomadas desde el “manga“, que realizan algunas especificaciones sociodemográficas tales como empleados, amas de casa, estudiantes, etc. Por lo tanto, pueden hacer frente a los sujetos, temas y géneros tan diversos como el amoraventuraciencia ficcióncuentos infantilesliteraturadeporteshorrorfantasíacomedia y muchos otros.

Por lo tanto, si lo unimos con la palabra yuri (lirio/amor entre dos mujeres), ¿qué es lo que nos dará como resultado?. Todas contestan: el género anime encargado de representar el amor entre dos mujeres (¡buenas niñas!). Y dicho amor puede venir salpicado de todos los conceptos que se han mencionado hasta el hartazgo.

CONCLUSIÓN.

El yuri en la actualidad, no ha muerto (dejen de rasgarse las vestiduras por favor), ni está desapareciendo. Es verdad que casi no encontramos títulos que merezcan ser reconocidos como joyas, pero tampoco hay un público numeroso que pida ver la complejidad de una relación entre damas. La mayoría se va directo a lo explícito, y es ahí cuando deben tener cuidado con lo que piden: ¿Quieren ver más yuri, o lo que piensan que es yuri?. Recuerden que no es lo mismo “amor entre mujeres” que “sexo entre mujeres”. Y el verdadero yuri, como hemos recalcado a lo largo de éstas tres partes, se refiere siempre a lo primero, incluso si sólo es platónico. El anime yuri aún tiene un largo camino que recorrer, pero siempre, en cada temporada encontraremos un tesoro, sólo hay que saberlo apreciar.

La finalidad de éste artículo fue hacer un poco de justicia a éste humilde género. Sabemos que no es tan grande como las series o los comics americanos, pero sin duda es igual de importante y también ha marcado generaciones.

Otro objetivo era señalar la importancia de enriquecernos de información antes de emitir cualquier juicio, así que espero les haya servido de referencia.

Por último, nunca me voy a cansar de recordarles que para gustos se hicieron colores. Así que el hecho de que alguien prefiera lo explícito y sexual es completamente válido al igual que quien prefiere lo subtextual e hipotético. Por lo tanto, la próxima vez que alguien te critique por ser “Otaku” respóndele:`Watashi wa Taekodesu, muchina, to kansha nipponbunka ni kansha, Watashi wa anata no kao o kowashimasen ‘, o lo que es lo mismo: “Soy un Taeko, ingnorante, y gracias a lo que he aprendido de la cultura japonesa no te romperé la cara” (o algo así).

Agradecemos que hayan asistido a éste seminario del yuri en el prestigioso colegio HULEMS. Las que trajeron el uniforme en falda favor de pasar a mi oficina que yo les entregaré sus diplomas en privado. Las demás, gracias por su atención, nos estamos viendo pronto.

MATA KONDO!

despedidayuri3

 

Puedes suscribirte a nuestro canal de Telegram para enterarte de todos los artículos: https://t.me/hulems