Este 2016 que estamos dejando atrás ha sido el más visible para el colectivo trans de cuantos se recuerdan. En algunos casos ha sido para mal, como las vergonzosas leyes de Estados Unidos que todas conocéis, o el aumento de asesinatos de personas de este colectivo, pero en su mayoría, y porque siempre es mejor quedarse con lo positivo, la visibilidad ha venido a partir de cosas buenas: nuevas leyes de protección, más presencia en las ficciones, y más posibilidad de contar sus historias en medios generales con una tirada y un prestigo tan importante como la que nos ocupa, National Geographic.

El primer número de 2017 tiene como protagonista a Avery Jackson, una niña de 9 años de Estados Unidos. Su propia madre lo anunciaba en twitter compartiendo la portada.

La editora jefe de National Geographic, Susan Goldberg, explica esta decisión:

National Geographic tiene casi 103 años, y hemos cubierto culturas, sociedades y cuestiones sociales en todos estos años. Nos ha impresionado, escuchando a esta conversación nacional, que el género estuviera en el centro de tantas de estas cuestiones en las noticias. Queríamos echar un ojo a cómo los roles de género tradicionales se conforman en todo el mundo, pero también mirar el género como un espectro. Hay mucha cobertura de celebridades, pero no hay un entendimiento de la gente real y de los problemas a los que se enfrenta a diario en clases o lugares de trabajo referidos al género.

Por eso, además del número de la revista, lanzarán un documental que habla de cómo viven las personas trans alrededor del mundo. National Geographic ha hablado con más de cien niños y niñas para este número. Goldberg cuenta que le ha llamado la atención que las niñas sintieran que las trataban diferente sólo por ser niñas.

Es descorazonador que, casi en 2017, las niñas de nueve años, sin importar lo que hayan vivido, ya ven su potencial limitado

Vía: Distractify

 


Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos reservamos el derecho a eliminar cualquier comentario que no favorezca el debate, que incluya insultos hacia cualquiera o que, por otros motivos, contamine el ambiente de la web. Si el comportamiento persiste, se baneará al usuario correspondiente.