Overwatch, el videojuego ya mundialmente famoso que salió a la venta en mayo de este año, ha hecho un regalo a sus seguidores –bueno, al menos a los que no son unos haters– por estas fechas navideñas. Tracer, uno de los personajes de la franquicia creada por la desarrolladora y distribuidora Blizzard, ha salido del armario por navidad en el último cómic en el que se puede aprender un poco más de la vida de los héroes y heroínas de Overwatch.

En el décimo cómic del videojuego, llamado Reflejos, Tracer se lamenta de haber pasado sola las navidades pasadas y se propone que este año va a ser diferente. Aunque el día es movidito para la heroína, y no consigue llegar a tiempo a las tiendas antes de que cierre para llevar un regalo “a casa”. Pero como a los buenos les pasan cosas buenas, una niña a la que había ayudado previamente le tiende un regalo que ha comprado su madre para ella. Cuando Tracer vuelve al calor del hogar, vemos por primera vez a Emily, su novia, a la que le encanta el improvisado regalo de su chica.

Los creadores de Overwatch ya habían dejado caer que había un personaje LGBT entre los que componen el mundo transmedia del videojuego. En una entrevista para Kotaku, la artista de Overwatch Rachel Day decía que están aquí para “construir un juego diverso”, buscando “todos los tipos diferentes de personas” y de cuerpos. El diseñador Geoff Goodman añadía que “hay un personaje LGBT en el juego”, pero que era “difícil” porque no querían ser “extrañamente pesados” con el tema. Quizá el diseñador vaticinaba el aluvión de críticas que ha recibido Blizzard tras la salida del armario de Tracer, pero bueno. A nosotras nos alegra que hayan dado este paso y que su videojuego sea, en efecto, uno diverso que representa a muchos tipos de personas.

Vía: Kotaku

Puedes suscribirte a nuestro canal de Telegram para enterarte de todos los artículos: https://t.me/hulems