La semana pasada la vida nos recompensó con Cate Blanchett, esa mujer que yo elegiría sin dudar para repoblar la tierra en caso de accidente nuclear, siendo escandalosamente atractiva. Sí, más que de normal. Mucho más que de normal. ES POSIBLE. De hecho, voy a volver a poner el video porque mi cuerpo pide salsa.

Todas conocemos a Cate. La hemos disfrutado en la gran pantalla en un montón de películas, desde la más obvia Carol a Blue Jasmine, de Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal (sí, ya, pero sale ella) pasando por El señor de los anillos, hasta Ocean’s eight, que todavía no se ha estrenado pero ardemos en ganas. Pero una faceta menos conocida de la australiana es esta vena cantora y cantante. A lo mejor la recuerdas cantando al recibir el SAG hace un par de años, cuando desveló que su canción favorita era When I’m sixty-four, de los Beatles.

O quizá en esta entrevista, cuando entonó Dream a little dream of me.

Pero, definitivamente, este documento histórico que nos muestra a una jovencísima Cate cantando en la televisión australiana… es estupendo.

Cate, presentada como Kate, debía tener uno 22 años en este video, ya que se licenció en interpretación cuando tenía 23, y a partir de ahí empezó a actuar. No sé bien qué destacar primero, si el pijama enterizo del abuelo o los movimientos de baile que, claramente, ha depurado con los años. ¿Tú qué piensas?

Vía: Buzzfeed


Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos reservamos el derecho a eliminar cualquier comentario que no favorezca el debate, que incluya insultos hacia cualquiera o que, por otros motivos, contamine el ambiente de la web. Si el comportamiento persiste, se baneará al usuario correspondiente.