Hoy vamos a hablar un poco de terminología comiquera, en concreto del concepto “Cómics para chicas”, o “tebeos para chicas”. ¿Por qué no podemos llamarlos simplemente tebeos y ya? Bueno, porque entonces no quedaría suficientemente patente que son tebeos de calidad inferior y para un público un tanto idiotizado.

Para centrarnos en el tema y de manera abreviada para que hasta una chica pueda entenderlo, el orden que siguen los libritos con dibujitos en relación con su calidad es:

1-Novela Gráfica

2-Cómic

3-Tebeo*

4-Tebeo/Cómic para chicas

*Hay quien piensa que las categorías 2 y 3 son intercambiables, según la corriente doctrinal seguida para el análisis, puede estructurarse esta división en 3 o 4 categorías; pero en cualquier caso manteniéndose la primera y la última, sobre la que no hay discusión entre los expertos en la materia.

Para determinar qué tebeos encajarían en esta categoría tenemos que acudir a los indicadores adecuados.

El primer indicador sería que goce de un protagonismo femenino. Si es una serie de un único personaje, éste tendrá que ser una chica. En el caso de que se nos presente un grupo no es necesario que todos sus integrantes sean mujeres, puede haber alguna excepción masculina.

Si bien, no todas las series con protagonista femenina son “para chicas”, en este punto cabe tomar apoyo del dibujo para realizar una correcta separación: si el dibujo es BUENO – entiéndase como tal aquel que represente las virtudes femeninas de manera exhuberante y redondeada- podemos encontrarnos ante un tebeo normal.

Este primer indicador incide directamente en su clasificación a la cola de lista anteriormente elaborada: los personajes femeninos son menos complejos, revisten de menor interés y las historias carecen de realismo al introducirlos.

El segundo indicador es el de la corrección política. Si el contenido presentado muestra personajes de distintas etnias, orientaciones y/o identidades sexuales; probablemente nos encontremos ante un “tebeo para chicas”. Es característico de esta clase de revistillas mostrarse más preocupadas por la representación, la multiculturalidad, la diversidad, la transmisión de valores, etc. que por los asuntos realmente relevantes de deberían tratarse en el formato – y que de hecho se tratan en aquellas categorías que gozan de mayor renombre, como es “la masculinidad”, por poner un ejemplo-.

El tercero es la autoría. Las mujeres son nuevas en este ámbito, carecen de la maestría necesaria para acometer la laboriosa tarea de realizar una Novela Gráfica, o incluso un cómic; por lo que deciden optar por un género menor como es “el tebeo para chicas”. Como refuerzo a esta afirmación, cabe recordar que en los premios del FIComic 2017 únicamente hay dos (2) mujeres nominadas de veinticinco (25) nominaciones, lo cual resulta indicativo de la calidad profesional de las autoras.

Por tanto, “los cómics para chicas” revisten generalmente de autoría femenina. Tampoco en exclusiva, ya que algunos autores, cansados del esfuerzo mental continuo que exige la dedicación al medio, deciden acometer “el tebeo para chicas” como descanso.

Debido a que puede crearse confusión al respecto de este indicador, la forma más fácil de resolverlo es respondiendo la pregunta “¿Este autor o autora podría escribir una serie de las importantes (a.k.a Batman) o una Novela Gráfica De Interés?”, si la respuesta es “lo o la quiero lo más lejos posible de las series buenas porque las estropearía seguro”, probablemente sea autor o autora de “tebeos para chicas”.

El cuarto indicador es el público al que va dirigido: mujeres, millenials y aliados; pero sobre todo mujeres. Es un dato objetivo que las mujeres carecen de criterio y que su gusto deja mucho que desear; ya que generalmente optan por productos de menor calidad y de contenido irrelevante. Si es un tebeo dirigido a mujeres, será malo y por tanto un “cómic para chicas”.

En todo caso, recordemos que siempre puede haber excepciones. De manera que en términos generales para identificar los “tebeos para chicas” puede optarse por agrupar en ellos todos los tebeos que no sean de nuestro interés, no sea lo de siempre,  con los que no exista identificación o simplemente consideremos de peor calidad.

Esta es la ÚNICA forma en la que podemos agrupar dentro de una misma categoría los diversos productos a los que nos referimos, que presentan diversas temáticas, estilos, tonos, y demás.

Y por eso odio tanto el término “Cómics para chicas” porque generalmente (hay quién lo hace de manera reivindicativa y me parece genial) se utiliza de manera denigrante y paternalista, para referirse a todo lo que Los Señores consideran que es una mierda. Sino preguntaos por qué The Wicked and The Divine, Paper Girls u otras series que gozan de buena fama, no son clasificadas PARA chicas. La respuesta es: porque “son buenas”. Jé. Y por tanto, el resto no lo son.

Y me hierve tanto la sangre con este tema que solo puedo ironizar al respecto.

Stop que los Señores decidan lo que está bien que nos guste y lo que no. Y stop el “si a mí me parece bien, pero no lo llamemos igual porque no es lo mismo”, porque cuquis, es igual de rancio en todos los ámbitos de la vida.

Pero oye, qué sabré yo. Total, yo solo soy una chica.


Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos reservamos el derecho a eliminar cualquier comentario que no favorezca el debate, que incluya insultos hacia cualquiera o que, por otros motivos, contamine el ambiente de la web. Si el comportamiento persiste, se baneará al usuario correspondiente.