La saga Millenium fue uno de los más sonados éxitos de ventas de la década pasada. Si le echas un ojo a tu librería es muy probable que veas alguno de los volúmenes originales, escritos por Stieg Larsson, o quizá el último volumen, con los mismos personajes pero de la pluma de otro autor, el también sueco David Lagercrantz. Las tres primeras novelas fueron un éxito de pantalla en su país de origen, y Hollywood, en su tradición de coger productos locales y americanizarlos con mayor o menor fortuna, llevó Los hombres que no amaban a las mujeres a las salas de cine de la mano de David Fincher, con Daniel Craig y Rooney Mara como los protagonistas. Ahora, Sony ha confirmado que volveremos a ver a Lisbeth Salander, pero encarnada por otra actriz.

Mucho se ha especulado con las razones por las que la actriz no repetirá papel, y la verdad es que, por mucho que leamos teorías loquísimas sobre creatividad del nuevo director, o váyase usted a saber qué, la razón es bien sencilla. Después de Carol, el caché de Rooney ha subido como la espuma. Esa película le dio prestigio, actuar junto a Cate Blanchett tampoco es cualquier cosa. También gracias a su actuación en Carol estuvo nominada al Oscar, al Bafta, a los Globos de Oro, e incluso ganó un AACTA. Ya no es esa jovencita recién llegada a Hollywood que había salido en cinco pelis y en dos episodios de Urgencias. Para nada. Ahora, Rooney es una de las actrices más deseadas por los directores y ella, que elige muy bien sus proyectos, se hace de rogar. Por eso, la productora propone otros nombres, desde Alicia Vikander a Scarlett Johansson o Natalie Portman. El rodaje está previsto que comience en septiembre, así que dentro de poco ya sabremos quién es la escogida.

Vía: Vulture


Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos reservamos el derecho a eliminar cualquier comentario que no favorezca el debate, que incluya insultos hacia cualquiera o que, por otros motivos, contamine el ambiente de la web. Si el comportamiento persiste, se baneará al usuario correspondiente.