croqueta librePodéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección de correo que figura en el banner, con el asunto “La croqueta libre”. Los textos se leerán para escoger, pero no se editarán. Es decir, que si tu texto se ajusta a la temática de la web, lo publicaremos, pero sin corregir las posibles faltas. Los textos deben ir firmados con nombre o seudónimo. ¡Ah! ¡Y un título! 

Cabe un siglo en mis noches, mientras te veo distante como los barcos que navegan a otros puertos. Cuento mis fracasos y le resto mis virtudes. Que liviana se ha vuelto la mochila con los para siempre.

La casa que me pintaste de hormigón fijo, la estructura fuerte que un día construimos, hoy son paredes de papel y techos de plumas. Soplas y soplas, con una necesidad terrible de derrumbarla quizás en búsqueda de una nueva.

Tú y las otras palabras que te dan consuelo, que eco tan desgarrador hacen tus mentiras. Me gusta pensar que estas en busca de otros besos, que solo ibas tras más sexo y con un pánico terrible desecho la idea de que hayas buscado otro hogar en una galaxia distinta.

¿Cómo que el dulce violeta ya no es tu color preferido?

Si solías pintar mi espalda desnuda de los más preciosos tonos uva, si me fabricabas atardeceres lila para iluminar mis solitarias tardes. Si fue apenas ayer que con tu cajita de acuarelas me dibujaste un conejito de dulce algodón púrpura.

No me toques si vas a dibujar otro mapa. No quiero escuchar sobre tus nuevas conversaciones, no me pidas que duerma si sólo te sueño en otros brazos. No me ofrezcas migajas que no las quiero, no me digas que odias mis lágrimas cuando me tienes hecha un aguacero.

Temo que si inicio un fuego te haga resucitar de tus cenizas.

.- Roxana Alastre
(rckzblog.wordpress.com)

Puedes suscribirte a nuestro canal de Telegram para enterarte de todos los artículos: https://t.me/hulems