Con esta imagen publicada en la web de bodas de Martha Stewart (lo cual, por otra parte tiene mucha gracia porque ella inspiró un personaje de la última temporada de Orange is the black) la actriz Samira Wiley y la guionista Lauren Morelli han enseñado al mundo que sí, que es verdad, que se han casado, que ha sido una pasada, y de paso han dado un subidón de alegría al mundo croqueto, que falta nos hace a veces.

Según informa esta web, la ceremonia fue por la tarde, oficiada por los padres de Samira, que llegó por el pasillo hupcial al ritmo de This Is How We Do It, de Montell Jordan. Para la entrada al banquete, las dos escogieron Baby de Justin Bieber como telón de fondo.

La historia de Samira y Lauren comienza con una columna de Lauren contando cómo se dio cuenta, gracias a Orange is the new black, la serie donde trabaja, que a lo mejor estar casada con su marido no les estaba gustando mucho porque, bueno, era lesbiana. A partir de ahí, el vínculo entre las dos se fue haciendo más estrecho y en agosto de 2014 confirmaron que estaban juntas en la fiesta post-premios Emmy de aquel año. A partir de ahí, las dos nos han regalado un montón de fotos en sus redes sociales confirmando que son una de las parejas que más molan de la historia de la televisión.

Smile.

A post shared by Samira Wiley (@whododatlikedat) on

We out here tryna function…🔥

A post shared by Samira Wiley (@whododatlikedat) on

LGBT visibility. Don't ever sleep on how utterly essential this is. Thank you, @outmagazine. #meandmylady

A post shared by Samira Wiley (@whododatlikedat) on

Y precisamente por este medio anunciaron, en octubre del año pasado, que iban a contraer matrimonio.

Yes.

A post shared by Samira Wiley (@whododatlikedat) on

Pronto veremos a la actriz en la adaptación para televisión de The handmaid’s tale, el libro de Margaret Atwood que habla de una realidad en la que las mujeres están esclavizadas en un régimen machista. Lauren, mientras tanto, sigue trabajando en Orange is the new black, cuya quinta temporada se estrenará este mes de junio. Pero, mientras tanto, siguen dándonos historias guays en la vida real, mucho mejores que *algunas* de *algunas series*. Hay que quererlas fuerte a estas dos.


Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos reservamos el derecho a eliminar cualquier comentario que no favorezca el debate, que incluya insultos hacia cualquiera o que, por otros motivos, contamine el ambiente de la web. Si el comportamiento persiste, se baneará al usuario correspondiente.