Asia Kate Dillon, que interpreta al primer personaje no binario de la televisión –Taylor, de la serie Billions-, ha denunciado la tradicional dicotomía binaria de premios a actrices y actores. Y lo ha hecho, además, remitiéndole la cuestión a la más alta esfera de la industria: ha enviado una carta a la Academia de las Artes y las Ciencias Televisivas para saber qué entiende la entidad por “actor” y “actriz”.

Me gustaría saber si a vuestro juicio los términos “actor” y “actriz” denotan anatomía o identidad, y, ¿por qué es necesario denotar cualquiera de las dos, en primer lugar? La razón por la que espero comprometeros en una conversación sobre este tema es porque si las categorías de “actor” y “actriz” se suponen que representan, de hecho, “mejor interpretación de una persona que se identifica como una mujer” y “mejor interpretación de una persona que se identifica como hombre”, entonces no hay espacio para mi identidad en ese sistema de premios binario. Además, si las categorías “actor” y “actriz” están pensadas para denotar un sexo asignado, pregunto, respetuosamente, ¿por qué eso es necesario?

Según Variety, cuando la cadena Showtime le inquirió a Dillon en qué categoría, de actriz o actor, le gustaría que le propusiesen por su papel en la serie, Dillon decidió preguntar directamente a la Academia, preguntándose, también, si de verdad se necesita tal distinción en los galardones. La Academia le contestó que, en última instancia, la designación de actor o actriz está en las manos del artista porque “cualquier persona se puede presentar en cualquiera de las categorías por cualquier razón”. 

Dillon decidió entonces optar a la categoría de mejor actor de reparto, y está alegre de que su caso sin precedentes pueda abrir un debate más amplio en la industria audiovisual. “Creo que es un buen lugar en el que empezar una conversación más extensa sobre las categorías en sí, y qué cambios son posibles y qué puede estar o no por llegar”, añade Dillon.

Vía: Vulture


Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos reservamos el derecho a eliminar cualquier comentario que no favorezca el debate, que incluya insultos hacia cualquiera o que, por otros motivos, contamine el ambiente de la web. Si el comportamiento persiste, se baneará al usuario correspondiente.