No sé si habéis pensado alguna vez en mudaros a Los Ángeles (los de California, no los de San Rafael), pero oye, hay dos casas en el mercado inmobiliario que, seguro os van a encantar. La primera es un coqueto apartamento en Beverly Hills, con dos dormitorios y ventanales gigantes, por lo que te encuentras cuando sacudes el sofá: siete millones de euros.

La casa de Santa Barbara

La segunda, para familias numerosas, es una mansión en Santa Barbara, con un terrenito de 10.000 metros cuadrados, un salón más grande que toda tu casa, y que solamente cuesta 45 millones de dólares. Es una ganga, contando con el valor histórico de la propiedad, que fue construída en los años 30, y que hasta hace poco iba a ser la residencia “para siempre”, la definitiva, del matrimonio formado por Ellen DeGeneres y Portia de Rossi.

Esta es la misma casa, que de la otra no tenemos fotos 🙁

Por eso, al poner sus propiedades en venta, la pareja ha desatado al kraken de los rumores, y vuelve a hablarse, una vez más, de una crisis matrimonial que ríase usted de la de Paula Echevarría y David Bustamante.  OK News publica unas informaciones de una fuente “cercana” a la pareja, que bueno, dan por hecho el pronto final del matrimonio.

No sólo están encabezadas al divorcio, sino que están dividiendo en secreto sus activos antes de hacer el anuncio oficial. No sólo no van a crecer en su casa de Santa Barbara, que era su sueño, sino que no van a envejecer juntas. Punto.

Como siempre, hay que coger a estas fuentes anónimas con mucho cuidado. No sería la primera vez (ni la segunda, ni la tercera, ni…) que ciertas publicaciones se empeñan en separar no sólo a esta, sino a cualquier pareja famosa. Pero lo que sí es cierto es que la salida al mercado inmobiliario de las dos casas de las De Rossi/DeGeneres es, cuanto menos, curioso.

Vía: Pink News. 

¡Gracias Lola por el soplo!

 


Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos reservamos el derecho a eliminar cualquier comentario que no favorezca el debate, que incluya insultos hacia cualquiera o que, por otros motivos, contamine el ambiente de la web. Si el comportamiento persiste, se baneará al usuario correspondiente.