Si hay algo de lo que no se puede acusar a Julianne Moore es de ser selectiva con sus papeles. Ha hecho de todo en su carrera: por supuesto cine y televisión, pero también papeles que, definitivamente, no serán de esos que te vienen a la cabeza como grandes guiones. ¿Hasta que la ley nos separe? ¿Misteriosa obsesión? ¿Infinitas películas más con nombre de telefilme de fin de semana de Antena 3? Lo que salva estas producciones es, normalmente, Julianne. Y cómo las salva. Pero no siempre ha sido así, y ella misma temió no trabajar nunca más.

Me era imposible salir en una película. Yo estaba pensando que una carrera en el cine no iba a ser para mi. Las películas en los años 80 eran, estaban haciendo cosas en los años 80 como, ¿cuál es ésa con Mel Gibson y Danny Glover? Arma letal. Eran la época, las películas de los años 80 eran así. Y yo no era una persona de la época. Pensé “bueno, voy a tener una carrera en el teatro y a lo mejor algo de tv”. De repente, el cine independiente apareció. Era todo un mundo que se abría. Cuando estas tres películas salieron a la vez, fui de ser una actriz de televisión a ser una actriz de cine

Vía: Just Jared

 


Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos reservamos el derecho a eliminar cualquier comentario que no favorezca el debate, que incluya insultos hacia cualquiera o que, por otros motivos, contamine el ambiente de la web. Si el comportamiento persiste, se baneará al usuario correspondiente.