Desde hace unas semanas el hueco de la tarde lo ocupa en La Uno Servir y proteger, una producción de Plano a plano que nos muestra el devenir diario de una comisaría de policía. La cadena ha querido aprovechar el fantástico tirón de Centro médico, una serie diaria del mismo estilo, centrada esta vez en profesionales sanitarios, y la verdad es que la jugada les está saliendo bastante bien, con un 10% de audiencia casi constante durante las dos primeras semanas de emisión.

Seguramente mucha parte de este éxito la tengan el elenco escogido, todos ellos actores y actrices reconocidos, y en muchos casos vinculados a papeles policiacos: Juanjo Artero, Fernando Guillén Cuervo, Miguel Hermoso, Luisa Martín, Andrea del Río, Nausicaa Bonnin, o Nicolás Coronado son algunos de los rostros de la serie. Entre todos nos encontramos con Silvia Sanabria en un papel que nos va a interesar, y mucho.

Sanabria, actriz con muchas tablas en teatro y con alguna incursión puntual en televisión, interpreta a Nacha Aguirre, una agente de origen colombiano a la que la vida la ha curtido a base de golpes, en sentido figurado pero también real, ya que una de sus pasiones, y el modo de canalizar su energía, es a base de los deportes de contacto. Nacha es lesbiana, y esta faceta de su vida le traerá algún problema y roce con Elías Guevara (Guillén Cuervo), su compañero de patrulla.

Visibilidad a tope en una de las franjas más interesantes para ello, ya que tradicionalmente las series que se emiten después de comer son las que más personas mayores ven, personas mayores que, quizá, no estén habituadas a ver personas LGBT en su vida diaria, y cuyo único contacto con esta realidad sea a través de la televisión. Un acierto por parte de Plano a plano, productora que ya nos trajo alegrías LGBT en, por ejemplo, El caso, esa serie tan chula sobre el periódico de sucesos que no renovó por una segunda temporada.

¡Gracias Xiani por el soplo!

 

Puedes suscribirte a nuestro canal de Telegram para enterarte de todos los artículos: https://t.me/hulems