Restan solamente seis episodios para decir adiós definitivamente a Pretty little liars, una de las series más comentables y comentadas de toda la historia de la televisión. Con sus giros de guión loquísimos, sus tramas absurdas, y su completa despreocupación por parecer minimamente verosímil, parece mentira pero nos ha tenido siete temporadas pegadas al televisor para descubrir quién era A. Y cuando lo supimos, se sacaron de la manga… ¡Otro A!. Brillante.

He visto esta foto y la he tenido que poner. PIZZA.

El caso es que mientras se llevaba a cabo el bullying hacia las guays de clase más caro de la historia, una de las protagonistas, Emily, descubría que hetero no era, y que los sweet lady kisses eran más su rollo. Eso y poner cara de susto. La actriz que le ha dado vida, Shay Mitchell, ha hablado para el Huff Post sobre lo encantada que está de haber sido una lesbiana en Rosewood.

[Que Emily fuera lesbiana] es la mejor parte. Definitivamente fue la mejor parte de todo. Ha habido chicos y chicas que han venido y me han dicho “gracias a tu personaje, he salido del armario para mis amigos y familia. Eso significa para mi más que nada. El hecho de que haya tenido que interpretar a este personaje con el que me he divertido tanto es una cosa, pero tener un pequeño impacto en la vida de las personas de este modo… No se puede explicar con palabras. Es simplemente increíble

Vía: Pink News

 


Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos reservamos el derecho a eliminar cualquier comentario que no favorezca el debate, que incluya insultos hacia cualquiera o que, por otros motivos, contamine el ambiente de la web. Si el comportamiento persiste, se baneará al usuario correspondiente.