Mientras nos ponen los dientes largos, nos hacen salivar y mordernos las uñas mientras aquí tenemos que esperar al 23 de junio al estreno de Wonder Woman, en el resto del mundo nuestra amazona favorita lo está petando a lo grande con sólo un fin de semana en taquilla.

Ya ha ganado más de 200 millones a nivel mundial, ha batido récords en cuanto se refiere a recaudación de una película de acción dirigida por una mujer, a crítica y a público la está enamorando y, además, a Gail Simone le ha gustado. Y si a Gail le ha gustado, es que la película es una pasada. Punto.

La unión DC-Warner Bros. parece que puede tomarse un respiro y coger aire después de sus últimos batacazos con Batman vs. Superman y Suicide Squad. Wonder Woman parece que será su primer gran hit y no quieren dejar pasar la oportunidad de seguir explotando un buen producto y ya han confirmado que habrá segunda parte con Patty Jenkins al frente. Narrados los orígenes de Diana en la primera parte, Jenkins tiene intención de situarla en la actualidad.

Esta es una buenísima noticia, la mejor que podíamos tener, tanto para las directoras, para las superheroínas como para nosotras. Nos jugábamos mucho con Wonder Woman, y es que hubiera más superheroínas en el futuro más inmediato de las salas de cine, y visto lo visto, parece que las chicas han llegado para quedarse.

 


Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos reservamos el derecho a eliminar cualquier comentario que no favorezca el debate, que incluya insultos hacia cualquiera o que, por otros motivos, contamine el ambiente de la web. Si el comportamiento persiste, se baneará al usuario correspondiente.