No ha habido movimiento más poderoso y enfadado en los últimos años en internet que el que se organizó con motivo de la (injusta) muerte de Lexa en The 100. Todas las fans de Lexa, indignadas por la muerte, una vez más, de uno de sus personajes LGBT favoritos sin más motivo que la incapacidad de los guionistas de sacar adelante tramas para ellas, cristalizaron todo su poder en la plataforma LGBT Fans Deserve Better, que desde entonces se dedica a analizar la representación en la ficción de las lesbianas, bisexuales y trans.

Según el informe que han lanzado estos días, la temporada más mortal para estos personajes fue la 2015/2016, donde 42 murieron. Son unas cifras verdaderamente escandalosas, porque 42 personajes lésbicos y bisexuales muertos son UN MONTÓN, pero es que en porcentaje, que por cierto no calculan por periodos sino en total, son todavía más.

Pero la parte positiva, de algún modo, es que en la siguiente temporada, la que acaba de cerrarse ahora, las muertas bajaron a veinte. Es una reducción bastante grande, y se convierte en el año con menos bajas de los últimos cuatro. A ver, la que no se consuela es porque no quiere.

En las últimas tres décadas, que es más o menos cuando los personajes LGBT empiezan a ser relativamente frecuentes en la ficción, LGBT Fans Deserve Better ha calculado que un 23% de estas mujeres han fallecido en la pantalla, en contraposición al 10%  de ellas que han tenido un final feliz.

El problema clave no es meramente que los personajes LGBT son asesinados, sino la tendencia de que estos personajes, especialmente lesbianas y bisexuales, son más asesinados que los heteros. Dado el bajo número de ellos en los medios y la importancia de su representación a los espectadores, la pérdida de cada uno de ellos es más profundamente sentida

Vía: Pink news

Puedes suscribirte a nuestro canal de Telegram para enterarte de todos los artículos: https://t.me/hulems