La Pluma y la Espuma: De señoras con ensaimadas en la...

Era Leia. Lo confieso. Sí, la señora de las ensaimadas en la cabeza. La princesa Leia Organa de Alderaan, con su vestidito blanco y...

La Pluma y La Espuma: La redundancia de la más absoluta...

El otro día estaba yo pensando (suelo hacerlo. En serio, lo hago. ¡Que sí, coño! Pero tranquilxs, que no cunda el pánico, solo me...

La Pluma y La Espuma: Carol, Therese, Patricia, Claire

  Yo tenía veintitrés años, corría el año 1991 y todo era una mierda, cuando leí por primera vez “Carol”, de Patricia Highsmith. Cuando lo...

La Pluma y La Espuma: Maripili, esa ‘palenómana’

Tengo una amiga palenómana. Triste, pero cierto. Me supone un mundo confesar esto, porque mi círculo de amigxs es maravilloso: cleptómanas, chorizos, políticos, chuloputas,...

La Pluma y La Espuma: Cómo ser una bollera 2.0 y...

A ver, vaya por delante: soy bollera. ¡Lo juro! De verdad, he pasado todos los controles de calidad exigidos: enamorarme de mi mejor amiga,...

La Pluma y La Espuma: ¿Quién coño soy yo y qué...

Empezamos bien, ¿verdad? Pero, reconozco que es una buena pregunta. Sin embargo, me vais a permitir que, antes de responderla, os haga participar en...

La Pluma y La Espuma: La leyenda de “El Momento Pototo”

Ahora que ya andamos con cierta confianza mutua os voy a contar una cosita que me ocurrió y que, bollera arriba, bollera abajo, solo...

La Pluma y La Espuma: Del Elisa y de todos los...

Sé que me has querido por encima de mí misma, de ti misma, y lo que eso te ha hecho. Toda mi vida he...

La pluma y la espuma: Y encima hay que dar las...

  De bien nacidxs, dicen, es ser agradecidxs. Así que, vaya por delante mi total y sincero agradecimiento: gracias a todas y todos aquellxs que...
error: