La Pluma y La Espuma: Carol, Therese, Patricia, Claire

  Yo tenía veintitrés años, corría el año 1991 y todo era una mierda, cuando leí por primera vez “Carol”, de Patricia Highsmith. Cuando lo...

La Pluma y La Espuma: Cómo ser una bollera 2.0 y no morir en...

A ver, vaya por delante: soy bollera. ¡Lo juro! De verdad, he pasado todos los controles de calidad exigidos: enamorarme de mi mejor amiga,...

La Pluma y La Espuma: ¿Quién coño soy yo y qué ídem hago aquí?

Empezamos bien, ¿verdad? Pero, reconozco que es una buena pregunta. Sin embargo, me vais a permitir que, antes de responderla, os haga participar en...

La Pluma y La Espuma: La redundancia de la más absoluta [(nada)2]3

El otro día estaba yo pensando (suelo hacerlo. En serio, lo hago. ¡Que sí, coño! Pero tranquilxs, que no cunda el pánico, solo me...

La pluma y la espuma: Y encima hay que dar las gracias

  De bien nacidxs, dicen, es ser agradecidxs. Así que, vaya por delante mi total y sincero agradecimiento: gracias a todas y todos aquellxs que...

La Pluma y La Espuma: La leyenda de “El Momento Pototo”

Ahora que ya andamos con cierta confianza mutua os voy a contar una cosita que me ocurrió y que, bollera arriba, bollera abajo, solo...

La Pluma y la Espuma: De señoras con ensaimadas en la cabeza y otras...

Era Leia. Lo confieso. Sí, la señora de las ensaimadas en la cabeza. La princesa Leia Organa de Alderaan, con su vestidito blanco y...

La Pluma y La Espuma: Del Elisa y de todos los nombres de mujer...

Sé que me has querido por encima de mí misma, de ti misma, y lo que eso te ha hecho. Toda mi vida he...

La Pluma y La Espuma: Maripili, esa ‘palenómana’

Tengo una amiga palenómana. Triste, pero cierto. Me supone un mundo confesar esto, porque mi círculo de amigxs es maravilloso: cleptómanas, chorizos, políticos, chuloputas,...