Hasta el día de hoy por mirar no cobran, ¿no? ¡Menos mal! No hay nada más cómodo para observar discretamente que esconder la mirada bajo unas gafas de sol. No creas nunca a aquellas que dicen que les molesta la luz. ERROR. Las gafas de sol son un complemente absolutamente imprescindible en verano y en invierno, haga frío o calor. No hace falta que un rayito de luz aparezca: cualquier ocasión es buena, hasta por la noche

Si existen unas gafas de sol populares entre las lesbianas, esas son, sin duda, las de aviador. No se yo qué ídola las puso de moda…

Malu Gafas De Sol, Hay una lesbiana en mi sopa
Yo no séeeee…

Llega un momento en qué te preguntas ¿Cuantas lesbianas piloto habrá? ¿Existe alguna aerolínea croqueta? ¿Nos hemos equivocado de profesión, y tendríamos que haber ido a la escuela de Morón? Las gafas de aviador se extendieron más en su época que la barba de los hipsters, y su efecto aún perdura (y lo que le queda). Puede que la fabriquen para que generación tras generación, te las regalen cuando sales del armario: Tú pedías un reloj para la comunión pero Ellas ahora piden unas gafas de aviador. Todo es empezar… Es muuuy difícil acertar con qué tipo de croqueta te encuentras si lleva gafas de aviador: desde valuleras hasta moteras pasando por lesbianas de todo pelaje. En fin, una odisea, pero que no cunda el pánico, hay muchas más gafas que tu chica en cuestión puede llevar ya sea para conducir el camión o ir a la playa.

Ellen Page Juno, Hay una lesbiana en mi sopa
¡Qué sorpresa que Ellen tenga unas!

En la segunda posición tenemos las gafas de echar a correr, o sea, las tipo Carrera. Estas gafas pretendían ser una versión mejorada de las gafas de aviador, les hace creer a la gente que no lleva una gafa tan típica entre las croquetas pero la realidad es que refleja su amor por los colores del arcoíris tanto o más que la otra. Reconócelo: Tienes unas en el cajón.
Tegan Sara, Hay una lesbiana en mi sopa

Otras que llegaron para quedarse (como las tiendas de los chinos) de todos los colores y diseños. Afina la vista para ver que te puedes encontrar en la patilla, el diseño es tan revelador como la chapa en la mochila. Prácticas y resistentes, así son las Wayfarer: te sirven para cualquier ocasión. Aunque la tengas olvidada encaja contigo en cualquier momento. Si te cansas de ella, siempre puedes decirle que no era el espejo donde querías mirarte. Si lo tuyo son las de espejo (las gafas). La mezcla perfecta entre Wayfarer y Aviador; este complemento se hizo para ella y esta chica para ti, así que no dejes pasar la oportunidad y lánzate.

Bollo Imagen 05 Gafas Madera, Hay una lesbiana en mi sopa

En cuanto a las que siguen la tendencia, las ecologistas, las modernas, exclusivas o creen en el handmade, ellas sin duda, elegirán unas gafas de madera. Vaya, una contribución total con el medio ambiente, y con el bolsillo. Piénsatelo dos veces si te fijas en una chica con gafas de madera: Te esperan fines de semana entre cachivaches en rastrillos, tejiendo bufandas, o restaurando muebles. Bajo tu propio riesgo.

En cuestión de gafas el tamaño no importa, pero te aconsejamos que huyas de:

– Gafas con «Feliz 2012». No hizo gracia ni siquiera en aquella nochevieja de 2011.

– Gafas Arnette. Su momento pasó, ya está, asúmelo. Remembers, los justos.

– Gafas 3D. El frenopático está en esa dirección, gracias.

– La reina de Inglaterra. Por motivos obvios.

Reina Inglaterra, Hay una lesbiana en mi sopa
Gñí

2 Comentarios

  1. En mi caso en vez de huir de las Arnette, corro hacía ellas poseo dos de diferentes modelos y unas de modelo Aviador.

Comments are closed.