Tatum Oneal, Hay una lesbiana en mi sopa

Quizá si eres un ser tan despistado como yo el nombre de Tatum O’Neal no te diga mucho. Pero O’Neal, O’Neal… Ay, ese apellido nos es familiar… Y te vas a wikipedia, y, efectivamente, ves que Tatum O’Neil es la hija del malogrado Ryan O’Neil, uno de los sex symbol de los setenta, gracias a su interpretación de Oliver Barrett en Love Story, y que es también conocido también por su turbulenta historia de amor con la fantástica Farrah Fawcett, la mujer que puso peinado a la década (y que contribuyó a hacer el agujero de la capa de ozono un poquito más grande). Antes de joderle la vida a embarcarse en una montaña rusa de sentimientos con Farrah, Ryan estuvo casado con otra actriz maravillosa, Joanna Moore, conocida por sus papeles televisivos como Alfred Hitchcock presenta. Fruto de ese matrimonio nacieron dos hijos, uno de ellos nuestra protagonista de hoy, Tatum.

Tatum O Neal, Hay una lesbiana en mi sopa

Tatum, c’est moi

Tatum es famosa desde el momento mismo de su nacimiento. Cuando tu padre es el actor de moda de Hollywood, así funcionan las cosas. Empezó pronto a trabajar en el cine, y a los nueve años ganó un Oscar por su papel en Luna de papel, película en la que actuó junto a su padre. Cuando fue más mayor fue muy sonado su romance con Michael Jackson, y también su matrimonio con el tenista más mediático de los ochenta, John McEnroe. Una biografía más que interesante, a la que hoy sumamos sus declaraciones a People con motivo de la publicación por parte de su hijo de un libro.

Me gustan las mujeresDefinitivamente he estado saliendo mayoritariamente con mujeres últimamente. No soy ni una cosa ni hetero ni lesbiana. Creo que las mujeres son las criaturas más increíbles de la Tierra. Son más sensibles que los hombres que he conocido recientemente. No tengo una relación estable ahora mismo, pero me gustaría

Sumamos, pues, a Tatum a dos listas: la de famosas que salen con mujeres, y a la de famosas que salen con mujeres pero no les gustan las etiquetas, que cada vez están más equilibradas.

Vía: People