Corrían los años 90 y la representación lésbica, buena o mala, en los cómics era muy escasa. Extraños en el paraíso se erigió como uno de los pocos oasis existentes en medio del mundo comiquero dominado por la heterosexualidad.

La historia de Katchoo, Francine y David, tres amigos que viven vidas tranquilas, normales y corrientes, pero que se verán alteradas por la reaparición del oscuro pasado de la primera, transcurre en 29 números, escritos y dibujados por Terry Moore, a quién no puedo  dejar de alabar por lo bien que escribe mujeres. Si es que nos hace hasta parecer seres humanos, que podría parecer fácil, pero a muchos todavía les cuesta (fun fact: Lo hace tan bien que, hasta que vi una foto de él, pensaba que Terry era un mujer). Desde 1993 hasta 2007, pudimos seguir religiosamente las idas y venidas de estos tres y su constante evolución, el pésimo gusto en hombres de Francine, la personalidad explosiva de Katchoo y lo irremediablemente enamorada que está de su mejor amiga, y David, el pobre David que siempre se encuentra en medio de las dos.

Este año que entra se marca el 25 aniversario de la serie y lo celebrará volviendo con un pequeño especial que se publicará en enero, Strangers in paradise XXV, y con la noticia de su futura adaptación a la pantalla grande de la mano de Angela Robinson, la directora de D.E.B.S., y que, actualmente, tiene pendiente de estreno Professor Marston and the wonder women este octubre.

Este proyecto la convertiría en la primera mujer negra en dirigir una película basada en un cómic.  “Llevo queriendo adaptar Extraños en el Paraíso desde hace una década, desde la primera vez que lo leí. [Terry Moore] consigue que lo imposible funcione, una historia de suspense, sexy, con estilo y mucho corazón”, dijo Robinson que está tan emocionada con el proyecto como lo estamos nosotras en estos momentos. *Lanza confeti*

Vía: Comicbook