Ma Rainey y Bessie Smith

Nacida Gertrude Pridgett el 26 de abril de 1886, en Columbus, Georgia, Ma Rainey, apodada ‘La madre del blues’ se convirtió en la primera artista teatral popular en incorporar el blues auténtico en su repertorio. Durante las primeras tres décadas del siglo XX fue la reina absoluta del espectáculo, acompañada de otras grandes divas como Bessie Smith, ‘La emperatriz del Blues’ (mi familia real favorita).

Precisamente Bessie Smith fue quien le dio una oportunidad para saltar a los grandes escenarios, algo que ya había hecho la propia Ma Rainey cuando Smith era solamente una aspirante de 14 años y ella ya contaba con algo de experiencia, y los rumores de una relación entre las dos mujeres surgieron y recorrieron las bambalinas de los teatros de la época.

Ambas mujeres estuvieron casadas con hombres, pero por lo general se acepta que ambas mantuvieron también relaciones con mujeres. De Bessie se cuenta que iba a ‘buffet flats’, fiestas sexuales en las que se vivían las relaciones entre personas del mismo género con naturalidad. Y el poso lésbico de las letras de Ma Rainey es innegable.

En 1928 lanzó Prove It on Me Blues, una canción en la que deja claro que a ella le gustan las mujeres.

Salimos anoche, tuvimos una gran pelea

Todo parecía ir mal

Levanté la vista y para mi sorpresa

La chica con la que estaba se había ido

Donde fue ella, no lo sé

Yo quería seguirla a donde quiera que fuera

Mis amigos me dicen que estoy torcida, Yo no sé de donde lo sacan

Quiero que el mundo entero lo sepa

Dicen que lo hago, nadie me ha pillado

Seguro tengo que demostrarlo en mí

Salí anoche con muchos de mis amigos

Deben haber sido mujeres, porque no me gustan los hombres

Es verdad que llevo un cuello y una corbata

Hace soplar el viento todo el tiempo

No dices que lo hago, nadie me ha pillado

Seguro que debes probarlo en mi

No es esta la única canción en la que los guiños (qué guiños, las luces de neón) croquetas hacen su aparición, porque es una constante en su repertorio. Ma Rainey dejó los escenarios en 1935, y falleció cuatro años después. Su legado fue enorme, ya que influenció a multitud de artistas de blues, y a muchísimos poetas afroamericanos como Langston Hughes y Sterling Brown.

Vía: LGBTQ Nation