Para disfrutar de Slam! no es necesario practicar roller derby, tampoco es necesario ser forofa del deporte, no es siquiera necesario saber qué es el roller derby. Hasta hace una semana mi primer y único contacto con el derby había sido a través de la película Roller Girls, de Drew Barrymore y Ellen Page, así que no es que se pueda decir que tuvera mucha idea. Sabía que había patines, chicas y tortazos. Añadámosle sororidad y tendremos la definición perfecta de Slam!

¿Y qué encontraréis si decidís tirarle vuestros dineros a este cómic? El mejor de los ratos leyéndolo, varias novias en patines y la historia de dos amiguis, Jennifer y Maisie, seleccionadas para formar parte de dos equipos rivales, las Meteorfights y las Pushy Riot, porque la vida es dura, cruel y superinjusta. Como compensación, el roller derby las recompensará con un montón de amigas nuevas majísimas con las que ir de fiesta y a comer tacos, moretones en las más variadas partes del cuerpo, enemigas y archienemigas y, sobre todo, con los mejores momentos de su vida.

Divertido, emotivo y con un color muy vívido y un dibujo muy dinámico que encaja a la perfección con el espíritu del roller derby, así es el último trabajo de Pamela Ribon, Veronica Fish y Brittany Peer. De la primera os diré que es la guionista de Moana (sí, sí, Moana la peli de Disney), de la segunda que os sonará si estáis enganchados a los dramas adolescentes del instituto de Riverdale de los cómics de Archie, y de la tercera os recomiendo encarecidamente que leáis Misfit City.

Aún en pleno 2018 encontrar un cómic escrito, dibujado y coloreado por mujeres sobre mujeres y la amistad femenina está, en pobrabilidades, ahí, ahí con la de econtrarse con un animal mitológico por la calle, pero por suerte, hemos vislumbrado uno. Corramos a por él a mostrarle todo nuestro amor y cariño.