Hoy vengo a contaros algo que quizás os sorprende y que segurísimo no sabíais. Pronto llega la tercera edición de Yo soy del Sur, programa que conozco por las múltiples visitas que hago a mis abuelos. Para las que no lo sepáis, es un concurso de cantantes de sevillanas. En plan, es el OT andaluz.

Hasta aquí quizás estaréis diciendo qué cabida tiene esto en HULEMS. En una de las tantas visitas y programas, apareció una chica y me sorprendió verla con traje y chaqueta. Todas las chicas en ese concurso han llevado siempre vestido.

Mi abuela me explicó que era la “lesbi” de una de las ediciones. Mi abuela me explicó que pertenecía a la edición anterior, la del año 2016-2017. Me dijo que se había negado desde el primer día a llevar tacones y a llevar vestido (¡olé tú!). Mis abuelos, unos señores mayores un poco anticuados, veían como algo normal que hubiera lesbianas y que no quisiera vestirse como la sociedad espera de ellas.

Y estaréis deseando que os diga el nombre para ir corriendo a buscarla. Esto es lo mejor. Se llama Marisol Bizcocho. Sí, bizcocho, siendo una croqueta. Perdonadme por el chiste fácil.

Después de regalarles a mis abuelos, y a muchos abuelos de España, una dosis de contenido LGTB; quedó finalista en el concurso y ahora ha sacado su propio disco. Se llama ‘Música maestro’. En él, hay una canción que se llama ‘La chiquilla de las trenzas’. Esa canción habla de que, cuando ella era joven, conoció a una niña con trenzas en el Rocío y le gustó. Después de aquello, la niña se fue y no volvió a verla (lesbian drama incluso aquí). La canción podéis oírla en todas las plataformas: Spotify, iTunes, DEEZER o Google Play.

Si os gustan las sevillanas, que sepáis que también hay más canciones croquetas en ese mundo. De hecho, hay una escena de Yo soy del Sur muy emotiva en la que los Ecos del Rocío le cantan ‘Tu niña la chica’, otra canción del mismo palo.

Con todo esto, os quiero decir que hay representación lésbica en muchos ámbitos y que no dejéis de buscarla en los sitios más recónditos. Les lesbianas existimos y tenemos que hacernos eco las unas entre las otras.