La exposición a la que son sometidas las personas que trabajan en medios como la televisión es brutal, y eso se traduce en que, pese a que una se resista, su vida personal termina por salir a la luz. Gajes del oficio. María Casado, presentadora del espacio matinal de La Uno, es el mejor ejemplo. Normalmente se habla de ella en relación a su actividad profesional, pero, claro, lo que hace fuera de las cámaras interesa, y mucho. Hace un tiempo, cuando su relación anterior con la presentadora Toñi Moreno salió a la luz, las dos mostraron su enfado por ello, porque ninguna estaba fuera del armario públicamente, y de hecho tampoco para su familia. Pero ahora, Casado ha iniciado una nueva relación, y ha preferido que primara la naturalidad sobre el secretismo.

La revista Corazón, ligada a un espacio de la misma cadena donde trabaja Casado, publicaba en portada la pasada semana unas fotografías de la periodista paseando por Madrid junto a su pareja, la abogada Natalia Martos. Según fuentes cercanas, las dos mujeres se conocieron el pasado verano gracias a una cena con amigos en común, que fue donde surgió la chispa entre las dos.

Martos es una prestigiosa abogada que acaba de lanzarse a montar por su cuenta un bufete, Legal Army, donde prometen ofrecer soluciones jurídicas y tecnológicas para todo tipo de negocios e industrias, y se especializan en RGPD, ciberseguridad y privacidad, protección de datos y derecho tecnológico. El futuro, Peter. Desde aquí les deseamos que les vaya todo fenomenal, y que coman muchas perdices.

Vía: Vanitatis