El pasado diciembre saltaba a los medios que diez parejas iban a presentar una demanda conjunta contra el gobierno japonés sobre el matrimonio igualitario. A ellas parece que se va a sumar también la pareja formada por Ai Nakajima y Kristina Baumann, quienes han explicado las razones que les han llevado a tomar acciones legales para que su matrimonio, celebrado en Alemania el pasado septiembre, sea legalmente reconocido como tal en el país nipón.

Nos encontramos con que la realidad es que una pareja con personas del mismo género no puede casarse en Japón todavía. Queremos afrontar esta situación con una demanda, que además puede ser de ayuda para muchas personas

Kristina es ciudadana alemana, y por eso necesita un visado para permanecer en Japón. Algo que, si su matrimonio estuviera reconocido en dicho país no sería necesario, ya que su esposa es ciudadana japonesa. De momento permanece ahí gracias a un visado de estudiante, pero que tiene fecha de caducidad. El único reconocimiento legal para estas parejas en Japónes un visado de actividades designadas, que funciona paras parejas extranjeras que están legalmente casadas en otra parte del mundo, y de las que una parte resida en Japón. La ley no se extiende a una unión entre un japonés y un extranjero.

Diez ciudades o distritos japoneses reconocen las uniones civiles entre personas del mismo género, pero parece que el matrimonio igualitario se le resiste a la tercera economía mundial.

Vía: Pink news