HAY DISTANCIA EN MI SOPA, Hay una lesbiana en mi sopa

Parece que eso de tener relaciones a distancia está en el ADN de lesbiana. ¿O no? Va en el pack, señoras y señoras. Mi curiosidad, a veces, es tan grande, que os pregunto por las redes. En la última encuesta que hice vía Twitter salieron unos datos interesantes:

Es decir: que más o menos 2/3 de las encuestadas tienen o han tenido una relación a distancia alguna vez. Esto empieza a ser un tema curricular en lo que a relaciones con mujeres se refiere. Paula Alcaide, psicóloga de lesbianas de referencia, incluye las relaciones a distancia en su libro dentro del apartado “Situaciones típicas de bollodrama”, y no podría parecerme más acertado. Además, comenta que:

“Parece que, a la hora de relacionarnos, las mujeres desafiamos fronteras, kilómetros y lo que haga falta con tal de estar con esa otra mujer que nos ha robado el corazón, que nos hace sentir lo que otras más cerca no han podido o no han sabido hacernos sentir” (p. 99, Cómo superar un bollodrama).

Ahora que tenemos claro que esto pasa y pasa más de lo que pensamos, vamos a ir más allá y voy a darte algunos truquitos y a enseñarte un par de productos para que no se apague la llama en vuestra vida sexual, que es muy importante. Voy a centrarme, eso sí, en los momentos a distancia, donde el contacto físico es imposible, y en juguetes para mujeres cisgénero.

Lo primero: ¡aprovecha la tecnología! No solo iba a emitir radiaciones, solo faltaba. También puede ayudarte a mantener el contacto con tu amada, os separen un par de pueblos o un océano entero. Hoy en día las posibilidades son infinitas y es cuestión de ponerse creativa. Siempre puedes recurrir al sexo telefónico o al sexo por videollamada, pero ahora que está de moda el sexting merece la pena darle una oportunidad.

Hace unos meses, LELO llevó a cabo una encuesta sobre la influencia de Internet y las redes sociales en nuestra vida sexual. Si bien no estaban preguntando de forma específica a personas con relaciones a distancia, los resultados son interesantes. Un 60% de los encuestados asegura que el sexting forma parte de su vida. ¿Te sorprende? A mí nada.

Una de las grandes ventajas del sexting es que puedes hacerlo donde quieras. Una llamada o videollamada requiere que estés a solas (a no ser que te vaya que te miren, eso es otro tema), mientras que puedes intercambiar mensajes subiditos de tono con tu pareja en la cola del Mercadona o en el autobús. Situaciones, cuanto menos, morbosas. Mientras tomes las precauciones necesarias para proteger tu privacidad, es una práctica que recomiendo muy mucho.

Muy en línea con la tecnología y los avances en el mercado erótico… hazte con un juguete con control remoto. Pueden no gustarte los juguetes, puedes ser escéptica, pero yo considero que son un must para las relaciones a distancia. Es evidente que siempre están los dedos y hay muchas maneras de masturbarse sin ellos, pero los productos de los que te hablo logran un nivel de intimidad que en nada se parece a lo demás. Cuando los conozcas entenderás a qué me refiero.

487313.jpg Crop, Hay una lesbiana en mi sopa

Vale, a ver, que este es importante, por eso lo he puesto en primer lugar. We-Vibe es una marca que ha crecido mucho en los últimos años con este juguete en forma de pinza pensado, en un inicio, para parejas cis hetero. Probarlo fue un descubrimiento: me parece bastante acertado para estimular a una pareja de dos vulvas de forma simultánea. Pero más allá de la potencia, que es silencioso y se queda bien sujeto… ¿qué aportan a las relaciones a distancia? Pues muy fácil: la app.

Se llama We-Connect y te permite controlar el juguete desde cualquier parte del mundo. Como lo lees. Solo necesitáis bajaros la app y, la persona que lo lleve, enviará un enlace para que su pareja pueda controlarlo. A partir de ahí todo es diversión.

Durante ese tiempo disponéis de un chat privado donde, además de intercambiar mensajes —espero que calientes—, podéis enviaros fotos (la encuesta de LELO que te comentaba asegura que 1 de cada 5 personas las manda durante el sexting) y notas de voz. También es posible personalizar las vibraciones y crear patrones solo para vosotras.

We Vibe Moxie W Phone App 1024x683, Hay una lesbiana en mi sopa

Misma marca que el juguete anterior, pero la forma no tiene nada que ver. Esta joyita ha sido creada para llevarla en la ropa interior. Hay algunos productos como este en el mercado, pero ninguno como Moxie, porque lleva un imán que lo mantiene fijo justo sobre tu clítoris. Su misión: que lo lleves puesto… a cualquier sitio.

Te puedo asegurar que es silencioso, pero además también superpotente. Con la app We-Connect tu pareja podrá controlarlo, estés donde estés. Y en esta ocasión no me refiero a tú en tu cama y ella en la suya. ¿Te acuerdas de la cola del Mercadona? Pues eso. Sería incluso más divertido si cada una tiene su Moxie y controláis el de la otra. ¿No se te hace morboso?

También puedes usarlo como vibrador externo normal, su forma (es como un dedito) hace que sea muy preciso para estimular el clítoris y otras zonas erógenas.

Nora 5, Hay una lesbiana en mi sopa

De este ya te hablé largo y tendido en una review aquí mismo hace unas semanas. Cuanto más lo uso más fascinada me quedo, de verdad. A diferencia de los de We-Vibe, Lovense tiene una función revolucionaria: sincronizar tu Nora con el de tu pareja. No he visto otra app que logre esto. Básicamente, una de las dos personas puede tomar el control de ambos juguetes y vibrarán de la misma manera. ¿No te parece increíble?

En este caso cambia la forma, porque se trata de un rabbit con rotación y vibración muy potente. Aunque necesites una buena estimulación en el clítoris, Nora es el juguete ideal.

Además, es más fácil de emparejar y puedes controlar el juguete incluso desde el ordenador. Por si fuera poco con la app también puedes llamar por voz o por videollamada.

A esto me refería cuando hablaba de intimidad. Intimidad, conexión, llámalo como quieras. Estos juguetes permiten tener esos momentos que solo son propios del sexo os separen los kilómetros que os separen. A mí me emociona pensar que estos juguetes, inicialmente diseñados para el placer, pueden crear momentos únicos, excitantes y superdivertidos en pareja.

Hay más opciones, como el Gale on de Joy On, el Dua de Je Joue o el Lush de Lovense. En Diversual hay muchas alternativas y su equipo puede informarte de cuál es la que mejor se adapta a tus necesidades y, sobre todo, a tu relación.

Ánimo, que la distancia no os separe, ¡y que no se apague la llama!