Pongo una foto de Bloomington porque la peli mola, y porque hablo de volver al cole, blabla

Hay, al menos, dos tipos de personas. Unas comienzan el año de manera canónica, es decir, el uno de enero. Piensan los buenos deseos en la nochevieja. Se apuntan al gimnasio a partir del día 7. Comienzan las clases de guitarra a partir del primer lunes lectivo. Esas cosas.

Pero hay otras que conservan cierta nostalgia escolar, y para las que la vuelta al cole significa un cambio sustancial. Es ahora, en septiembre, desperezándonos del verano cuando todo va a ir mejor, cuando el trabajo mejorará, cuando esa asignatura de la UNED que no me he mirado en todo el curso se aprobará por arte de magia, cuando te paras a pensar en qué quieres que pase en los próximos meses. Ahí estoy yo.

Me encantaría que este curso en el que se van a estrenar un montón de series, las mujeres LBT estuviéramos no sólo representadas sino BIEN representadas. Que no nos mataran cuando no supieran qué hacer con nosotras. Que no todas las líneas de guión estuvieran enfocadas con la típica estructura que llevamos viendo veinte años, es decir:

  • 1. Mujer de la serie conoce a otra mujer lesbiana o bisexual
    • 1.1 se da cuenta de que no le gustan los hombres
    • 1.2 sufre muchísimo porque no le gustan los hombres
  • 2. Mujer de la serie que ha conocido a otra mujer lesbiana o bisexual se acepta como mujer lesbiana o bisexual
    • 2.1 Madre mía, ahora cuéntaselo a todo el mundo, qué horror salir del armario
    • 2.2 Uy, todo ha ido fenomenal, qué abierta es la gente de mi entorno
  • 3. Mujer de la serie que ahora ya se reconoce como lesbiana o bisexual tiene problemas de pareja con la otra mujer lesbiana o bisexual de la serie con la que ha empezado a salir a los dos minutos de besarse
    • 3.1 O la engaña, que también es super recurrente
  • Una de las dos muere. Invariablemente.

¿Os imagináis, no sé, que las mujeres lesbianas o bisexuales hicieran otro tipo de cosas no relacionadas con sentirse atraídas por otras mujeres? De verdad, qué fantasía. Sería precioso.

Otra cosa que me gustaría mucho, y esto ya es una cruzada personal mía que va a terminar con mi poca salud mental, es que los medios, y más concretamente y específicamente los pocos medios LGBT que van quedando, no hicieran el ridículo más bochornoso cuando redactan noticias. Entiendo que Google y la tentación del clickbait son algo muy poderoso, pero, de verdad, stop ya con cosas como ‘heterocuriosas’, ‘hacerse lesbiana’, obviar a las mujeres trans, y un largo etcétera de prácticas que parecen sacadas de otros tiempos, no muy lejanos, pero otros tiempos. Bastante regular nos tratan ya los medios generalistas, en los que solamente aparecemos cuando se trata de salseo, morbo o una combinación de los dos, como para tirar piedras sobre nuestro propio tejado. Nos tenemos que exigir un poquito más.

Y lo último, pero no por ello lo menos importante, me encantaría que tú, querida lectora croqueta, sigas confiando a diario en esta web como lo haces. Este agosto batimos un récord de visitas veraniegas, con un 72% más que en el mismo periodo del año pasado. Para nosotras es todo un orgullo, y un placer inmenso, que entre todas podamos ir haciendo de HULEMS un lugar feliz, en el que entrar sea sinónimo de diversión y feeling good. Muchísimas gracias, de corazón.