¡Hola, croquetillas! Hoy voy a comentar la otra serie de temporada que estoy siguiendo, porque descarté el resto que empecé a ver. Se trata de “Houkago Saikoro Club” [el club de dados de después de clase]. Aunque esta es una crítica con 3 capítulos vistos, más o menos te haces una idea de por dónde van a ir los tiros. Eso sí, me temo que no va a haber shoujo-ai, o al menos no lo parece. Pero, con o sin shoujo-ai, es una serie curiosa de ver.

Primero, el argumento. ¿De qué va? Primer día de instituto. Miki, chica muy tímida porque no ha tenido buenas experiencias termina conociendo a Aya, chica más animada, van a la misma clase. Hasta aquí todo muy típico. Tras conocerse por chocar fuera de clase, Aya casi atropella con la bici a Miki [también típico], empiezan a charlar y dando un paseo acaban en una tienda de juegos de mesa. No parchís o la oca, sino estos juegos tipo Munchkin, Ciudadelas y todos estos.

Aya y Miki descubriendo la tienda de juegos

Ahí en la tienda se encontrarán a Midori, la delegada de su clase que trabaja a tiempo parcial y le encantan esos juegos. Miki y Aya nunca han jugado, por lo que su compañera les irá enseñando todos esos juegos de mesa.

En cada capítulo veremos un juego diferente, por medio de la mecánica del juego conoceremos mejor a las chicas, por cómo afrontan la dificultad del mecanismo de la partida. También en cada episodio participarán otros personajes, cada vez gente diferente. En el primer capítulo jugaron con el dueño de la tienda, en el segundo con un compañero de clase y en el tercero con la hermana y una amiga de la hermana de Aya.

Aya, Miki y Midori

¿Cosas buenas que tiene la serie? Mostrar los juegos y usarlos para presentar a los personajes, ligando el comportamiento en el juego a cómo son realmente. Se trata de partidas muy amenas de ver y veo positivo que se muestre ese tipo de juegos que están considerados de muy frikis cuando es algo muy entretenido y deberían ser más populares. Aparte, las chicas son adorables y es una serie “suave” para verla en plan relax.

¿Algo no tan bueno? Pues yo esperaba que hubiera rollo bollo, ya fuera suave o no. Pero cuando aparece el compañero en el segundo episodio, que está enamorado de Aya, ya se jodió ese plan. Que Aya pasa mucho de él y no se da cuenta, pero no va a haber croqueterío. Aunque también salió en el tercero la amiga de la hermana de Aya, Kyouko se llama la chica, que es toda una badass que mola mucho. Ojalá salga más.

¿Recomiendo verla? Inicialmente sí. Es entretenida, suave y amena. Me gusta que abra ese horizonte de juegos de mesa no tradicionales. No hay grandes dramas, y los pocos que hay sobre Miki y su infancia complicada porque algunas chicas se metían con ella no te hacen sufrir mucho porque poco a poco los va superando.

La siguiente semana os comento sobre las series que descarté, que en sí no son malas, pero a mí no me cuajaron. Sí, digo esto tras decir que estoy viendo la de Jet Girls, a veces mi criterio es un poco especialito.

¡Gokigenyou!