La película protagonizada por Marilyn Monroe Some Like It Hot (en España conocida como Con faldas y a lo loco) dejó entrever, allá por 1959, una realidad muy lejana a su tiempo: el matrimonio entre personas del mismo sexo. A veces estas cosas pasan: de Los Simpsons se dice, por ejemplo, que vaticinaron los atentados del 11S, pero casualidades o no, a veces el cine consigue adelantar un futuro inimaginable en ese momento.

Con faldas y a lo loco es una comedia clásica, de aquellas en blanco y negro, en la que los músicos Jerry (Jack Lemmon) y Joe (Tony Curtis) tienen que hacerse pasar por mujeres para huir de la mafia después de haber sido testigos de la famosa matanza de San Valentín en 1929. Recordemos que hablamos de una película de 1959, y de hombres vestidos de mujeres, así que la censura no se hizo esperar en España y se prohibió la proyección de la película de Marilyn Monroe porque se consideraba que favorecía la homosexualidad: el personaje de Jack Lemmon, Jerry, empieza a vivir demasiado su álter ego femenino y se compromete en matrimonio con el excéntrico millonario Osgood Fielding.

Unknown, Hay una lesbiana en mi sopaEn la escena final de la película Jerry intenta zafarse de ese futuro matrimonio poniéndole excusas a su prometido. Quitándose la peluca, confiesa que es un hombre, pero Osgood se medio encoge de hombros y contesta: “Bueno, nadie es perfecto”. Tendrían que pasar 42 años desde ese inesperado final hollywoodense hasta que se aprobase el matrimonio igualitario, por primera vez en el mundo, en los Países Bajos, pero, oye: curiosa primera toma de contacto.

Vía: PinkNews