Cartel-LesGaiCineMad-20-eidición

El Festival Internacional de Cine Lésbico, Gai, Bisexual y Transexual de Madrid, el LesGaiCineMad, dio ayer por la noche el pistoletazo de salida de su vigésima edición en la abarrotada Sala Berlanga. La gala inaugural del festival cerró con la proyección de la primera película de esta nueva edición, la comedia canadiense Two 4 One.

La encargada de presentar la gala del veinte aniversario del festival fue la actriz Celia de Molina, una de las protagonistas de la película Cómo sobrevivir a una despedida. En la sesión inaugural no solo intervinieron caras conocidas del cine, también se acercaron a la Sala Berlanga nuevos rostros políticos de Madrid para mostrar su apoyo al festival de cine LGBT. Celia Mayer, Concejala de Cultura y Deporte del Ayuntamiento, se alegró de la longevidad del LesGaiCineMad, “un festival que ha crecido contra viento y marea”, y Jaime de los Santos, Director General de Promoción Cultural de la Comunidad de Madrid, hizo hincapié en la labor de normalización y visibilización de un festival de estas características para el colectivo LGBT en la sociedad.

La gala fue aderezada con dos actuaciones musicales y con el premio especial al cineasta Juanma Carrillo, y se cerró con la emotiva intervención de la nueva directora del evento, Inma Esteban, la primera mujer al frente del festival en sus veinte años de historia. La directora explicó que su decisión de dirigir la 20 edición del LesGaiCineMad vino motivada por la necesidad del empoderamiento de las mujeres en las cúpulas directivas y en el mundo de la cultura, y más concretamente de las mujeres lesbianas.

Nos quedan por delante tres semanas cargadas de películas, cortos, documentales y actividades LGBT que llenarán de color Madrid. Y es que, como cuando llega la semana del Orgullo, nos hacemos la pregunta “¿Seguimos necesitando un día del Orgullo LGBT?”, y la respuesta sigue siendo un rotundo “Sí”, cuando el LesGaiCineMad aterriza en la capital la respuesta también es la misma: sí, seguimos necesitando un festival que ayude a normalizar al colectivo y que nos visibilice proyectando productos audiovisuales que, de otra forma, tendríamos muy complicado de ver en las salas de Madrid.