Medibank es una compañía de seguros médicos australiana, que, a principios de febrero de este año, lanzó una campaña publicitaria bajo el nombre “I am better”. Los anuncios de la campaña, en líneas generales, eran una auténtica oda a la diversidad en Australia: familias de todo tipo, mujeres dándole el pecho a sus bebés, una familia de gais con su hija, una familia de lesbianas con sus hijas… Y dos chicas besándose.

En su página web, Medibank da datos bastantes significativos: en el censo de 2011, se registraron 33.714 parejas de personas del mismo sexo. El 52% de ellas, parejas de gais, y el 48% (unas 16.182) parejas de lesbianas. Es importante tener estos datos en mente porque, como ya pasó con el anuncio de Kellogg que os mostrábamos hace un par de días, el anuncio de Medibank, a pesar de que, simplemente, plasma la múltiple diversidad de la sociedad de Australia, no se ha quedado exento de críticas. Críticas que se han canalizado, como con el spot de Special K, a través de la Advertising Standars Burea (ASB).

Anuncio Medibank

La ASB es un organismo para el control ético de los anuncios que se publican en Australia, y tiene un apartado de denuncias anónimas para quejas sobre las campañas publicitarias que se lanzan en el país. El anuncio de Medibank recibió dos críticas: que saliese una mujer amamantando a su hijo (¿?) y que saliesen parejas del mismo sexo besándose o con sus familias, como pasó con el anuncio de Kellogg (¿?). Afortunadamente la ASB desestimó las querellas con esos argumentos porque la campaña de Medibank no quebrantaba los códigos éticos del organismo, así que, bien: la publicidad seguirá siendo inclusiva en Australia. Por lo menos hasta que otro querellante enarbole su propio código ético.