La película protagonizada por Ryan Goslin y Emma Stone arrasó ayer noche en la ceremonia de los premios de la Asociación de la prensa extranjera, los Globos de oro. Siete nominaciones se convirtieron en siete estatuillas, entre ellas Mejor actriz para Emma Stone, coronándose así como la cinta más premiada de la historia de estos premios, sobrepasando los seis galardones de Alguien voló sobre el nido del cuco y Expreso de medianoche.

La mejor película de drama fue Moonlight, de Barry Kenkins. Casey Affleck se llevó mejor actor de drama por Manchester by the sea, y la sorpresa de la noche vino de manos de Isabelle Huppert, que contra (casi) todo pronóstico le arrebató su estatuilla a Natalie Portman gracias a su trabajo en Elle.

La ceremonia, con un Jimmy Fallon lento y sin chispa, estuvo marcadísima por los acontecimientos políticos que está viviendo, en presente, Estados Unidos. Por un lado, las reivindicaciones de la comunidad negra. Por otro, la nueva presidencia. Moonlight está dirigia e interpretada por un elenco negro. Atlanta, ganadora de mejor comedia de televisión, también. The People v. O.J. Simpson: American Crime Story, que se alzó con el premio a mejor serie limitada, habla sobre las tensiones raciales en los Estados Unidos de los 90. Y la mejor actriz de comedia en televisión, Tracee Ellis Ross, ha visto su trabajo en la comedia negra Black-ish recompensado, por encima de una Julia Louis Dreyfus que, por una vez, no se lo ha llevado.

 

La visibilidad LGBT no ha estado para echar cohetes este año, seamos sinceras. En la alfombra roja hemos podido ver a una Evan Rachel Wood, nominada a Mejor actriz de drama en tv (premio que se llevó Claire Foy por The Crown), con un smoking de Altuzarra que ha sido de lo más comentado de la gala.

Esta es mi tercera nominación y he estado seis veces en los Globos de Oro. He llevado vestidos siempre, y amo los vestidos. No estoy tratando de protestar en contra de ellos, pero quiero asegurarme de que las chicas y las mujeres jóvenes sepan que no es una obligación

Sarah Paulson estuvo acompañada no por su novia, Holland Taylor, sino por su mejor amiga, Amanda Peet.

Paulson, una vez más, se llevó a casa el premio a Mejor interpretación en una serie limitada, por dar vida en la pantalla a la fiscal Marcia Clark en American Crime. Este papel le está reportando tantas satisfacciones como a nosotras, vemos.

Pero si por algo serán recordados estos Globos de Oro, estoy casi segura de que no será por ninguno de los premios, sino por el discurso que Meryl Streep dio al recoger su premio a toda una carrera, el premio Cecil B. Demille. La actriz, nominada 29 veces a los Globos, habló sobre la actuación que más le conmocionó en los últimos tiempos, una que no fue en la pantalla. Habló de cuando el presidente electo de EEUU se burló de un reportero con una discapacidad mientras los asistentes a su mitin le reían la gracia.

Todos los que estamos en esta sala pertenecemos a dos de los sectores más vilipendiados, extranjeros y prensa (…) El único trabajo de un actor es sacar a la luz la vida de personas diferentes (…) Si expulsan a los extranjeros solo veremos fútbol y artes marciales. La falta de respeto provocará más falta de respeto. La violencia invita a la violencia. 

La persona que pidió sentarse en el asiento más respetado de nuestro país imitó a un reportero discapacitado, alguien a quien supera en privilegios, poder y la capacidad de defenderse. Me rompió el corazón ver aquello y aún no me lo puedo sacar de la cabeza, porque no era una película, sino la vida real. Este instinto por humillar a alguien en público, por un poderoso, se filtra en la vida de todos, porque de alguna manera da permiso a otra gente a hacer lo mismo (…) Cuando los poderosos usan su posición para abusar de otros, todos perdemos.

El momento más emotivo de la gala fue, como no podía ser de otro modo, el homenaje a Carrie Fisher y Debbie Reynolds. Muy, muy corto. Demasiado corto. Pero necesario.

Y aunque Stranger Things no se llevó nada… ¡la gala nos devolvió a Barb!

Podéis consultar la lista completa de ganadores en este enlace.

 

1 Comentario

  1. Me alegra mucho que Sarah Paulson se llevara el premio porque está inmensa en la mini serie sobre O.J. Simpson. Echo de menos que los de “This is us” se llevaran algún premio, se lo merecen porque la serie es simplemente preciosa. Y también me hubiese gustado que John

    Lithgow se llevara el premio a mejor actor de serie dramática por “The Crown”. ¿Y qué pasa con
    Julia Louis-Dreyfus y su Selina Meyer con la que tango me rio? Nunca hay premio para ella. Por otro lado que bien le queda el smoking a Evan Rachel Wood. Y por último qué decir que no se haya dicho del discurso de mi querida Meryl Streep, le sale el talento por los cuatro costados y mi admiración por ella crece cada día. Un saludo.

Comments are closed.