Jessica Biel.

Croquetismo.

Incesto.

¿Por qué cuando parece que algo va bien, de repente el destino, oh cruel destino, nos quita las cosas bonitas de la vida? Esto es un poco el resumen de lo que sucede con Jessica Biel en una escena de The sinner, su última serie (además de BoJack Horseman, pero eso es otro asunto). Veréis, en esta ficción que la misma Biel produce, ella interpreta a Cora, esposa y madre de una ciudad pequeña de Nueva York que un buen día asesina a un hombre en la playa sin saber muy bien la razón. Durante los ocho episodios de la serie exploramos su pasado, su educación por fanáticos católicos, y, en definitiva, lo que pudo llevarla a cometer el crimen. 

En el sexto episodio de la serie, Cora echa la vista atrás para acordarse de un momento concreto que compartió con su hermana pequeña, Phoebe. Esta sufre una enfermedad que no le permite llevar una vida social normal, y se pierde las experiencias propias de su edad. ¿Y qué hace entonces? ¿Ver películas? ¿Vivir a través de la literatura como hemos hecho todas? ¡No! Prefiere que su hermana le muestre, que no cuente, cómo es eso de tener novio.

Phoebe: Dime lo que te hace cuando estáis solos. 

Cora: No

Phobe: Cora

Cora: Nos tocamos. 

Phoebe: Genial. Os tocáis. 

Cora: Hay… no se. Roce. 

Phoebe: ¿Donde?

Cora: Los sitios habituales. 

Phoebe: Enséñame. Enséñame cómo te besa, por lo menos. Cora. ¿Donde te toca? Por favor. ¿Qué te dice?

Cuando creíamos que ya habíamos superado este tipo de escenas lésbicas tan turbias, ahí llega Jessica Biel para devolvernos a la realidad. Esta escena, que ya se incluía en el libro de Petra Hammesfahr en el que está basada la serie,  quiere mostrarnos lo que le hace a la cabeza de una el que tu hermana abuse de ti, las secuelas de vivir en un ambiente tan perturbador, y todo este tipo de cosas, pero definitivamente no nos dan ganas de verla. La culpa, realmente no la tiene la serie en si, sino todas las veces que nos han presentado las relaciones entre dos mujeres como algo pecaminoso, oscuro, vergonzoso, malo, y a ocultar. No queremos más dramas en nuestra vida.

no quiero mas dramas

Vía: Ok.co.uk