Ha habido dos hechos en la historia reciente que han servido como revulsivo para que algunas personas conocidas salieran del armario públicamente. Uno se trata de la victoria de Donald Trump en las elecciones de 2016, momento que hizo que, por ejemplo, Lauren Jauregui, hiciera pública su orientación sexual como modo de apoyar a todos aquellos que se sintieron de algún modo amenazados por el cambio que se avecinaba. Pero antes de eso  50 personas murieron en el atentado al club Pulse de Florida, un ataque claro a la comunidad LGBT, algo que sirvió para que muchas personas mostraran su apoyo de la manera más visible posible: saliendo del armario para demostrar que estamos aquí,  y que el terror no nos iba a ganar. Una de estas personas fue Mara Wilson, estrella de la película Matilda, y que se ha convertido desde entonces en una de las personas bisexuales más visibles del panorama. Pero la actriz se lamenta por haber salido del armario justo en este momento, y no antes.

A menudo deseo no haberlo hecho porque me acusaron de aprovecharme de una tragedia para tener atención hacia mi. Claramente me gusta la atención, pero no soy tan insensible como para hacer una tragedia sobre mí, mi vida y mi historia. Eso no es lo que yo estaba buscando

 

Mara tiene muy claro que las personas famosas tiene que utilizar su fama para convertirse en referentes positivos.

Creo que si estás en un sitio de seguridad y privilegio, donde yo admito que estoy, es importante para ti que salgas de armario. No me veo a mi misma como salvadora de nadie, pero si fuera yo, alguien que puede permitirse terapia y esta plataforma, preferiría ser acosada por lo que soy que que lo fuera un joven LGBT. Creo que es importante.

 

Vía: Pink news