Empiezas una serie porque te han dicho que es interesante, pero no sabes nada de ella, por lo que asumes que no es nada gay (te habrías enterado).

Capítulo uno: los protagonistas hetero se miran sin pena ni gloria y ya sabes que van a liarse en unas 2 temporadas.

– Te limitas a la trama because este ship no sabe lo que es tener química y te interesa cero.

No hay suficientes mujeres con peso en la serie como para encontrar miraditas, aunque lo intentas. Supones que no todas las series pueden tener lesbianas, por desgracia.

Hay un personaje femenino al que empiezas a querer más que a tu vida, vamos a llamarle Kate.

PROTECT HER. Que nadie le haga daño.

Te has tragado toda la primera temporada y la serie es pasable, pero no han profundizado nada en la historia de Kate, con quien ya te quieres casar, y eso te indigna.

Empiezas la segunda temporada e introducen a un nuevo personaje femenino, llamémosle Alex.

Alex te conquista en el segundo 0, y ya es tu child nº 2 de la serie.

Capítulo dos de la segunda temporada: YOU SHIP IT. Se han mirado más de lo que tú sabes que es socialmente aceptable entre conocidas, sonrisa incluida, y ya estas perdiendo el culo.

Se hacen best “friends” súper rápido y empiezan a pasar mucho tiempo juntas, y tú GRITAS, porque omg tienen muchísima química.

Empiezas a visualizar que para el último capítulo va a haber rollobollo en la serie y estás LIVING.

La temporada está a punto de terminar y de golpe están hablando de cómo están solteras y cómo los hombres no han sabido apreciarlas hasta ahora. JURAS EN ARAMEO Y TE PREPARAS, se están poniendo ojillos, TÚ LO VES, y empiezas a gritar ‘NOW KISS!!!’

Y la pareja hetero entra en escena con su drama terrible de ‘no podemos estar juntos porque no está bien’, y tú pones los ojos en blanco porque ‘OH, REALLY?’ mientras controlas tus instintos asesinos.

La temporada termina y tú con todos estos feels. Señor.

Pero está claro que las van a liar, ¿no? Así que tú esperas pacientemente, leyendo los fanfics que ya inundan internet, pendiente de si ambas actrices firmaran contrato para toda la temporada (porque las experiencias pasadas te han hecho escarmentar).

Durante la larga espera el cast hace diferentes entrevistas y paneles y el guionista de turno suelta la absurda idea de que Kate y Alex son solo amigas, con experiencias similares que les hacen comprenderse bien, y que no ve la química que tú hasta hueles. Quieres quemar a ese señor por blasfemia.

Las actrices dicen que no cierran puertas a nada pero que ellas no esperan que nada vaya a pasar.

La tercera temporada empieza y esto ha entrado en nivel Rizzoli and Isles, todo es gay pero eres la única que parece ser consciente (junto con Tumblr claro, donde acudes tras cada capítulo para gritarle al mundo tus penas).

La pareja hetero se termina liando. ¿Qué les verán a estos dos? Tú no entender.

Hay drama con Kate y tu SUFRES lo que no está escrito. Menos mal que Alex (y los otros) está ahí para apoyarle.

Otra temporada que termina y no pasa nada. Estás empezando a perder la fe, y ya te has leído todos los fanfics buenos de Archive of our own.

Cuando empieza la cuarta temporada empiezan los rumores sobre una posible cancelación, ya que la serie no es muy conocida y los niveles de audiencia han ido cayendo. Le gritas por twitter al guionista al que casi quemas el año pasado que los gays son fieles seguidores y que de pie a Kalex, pero no te responde. Será inútil.

Empiezas a jugar a un juego porque tu loca interior no puede más con esta vida: Cada vez que pasa algo que consideras gay en la serie das un buen trago de cerveza. ¿En qué ha quedado tu vida?

La pareja hetero rompe, porque “el amor es difícil”. Que pereza todo, de verdad.

Los rumores sobre la cancelación se confirman, pero los actores explican por redes sociales que grabaron un final alternativo, cerrando las tramas, por si las moscas. Aseguran que gustará mucho a todos los fans.

‘A todos los fans’.YA ESTÁ. Te vienes arriba. En el último capítulo pero les van a liar, total, no tienen nada que perder. Tu sufrimiento tendrá un pequeño premio.

Palomitas, clinex, mantita, cerveza… lo coges todo y le das al play para ver el último capítulo de la serie.

Empieza con tensión: el capítulo pasado terminó en medio de un dramón importante y has pensado en 347 maneras en las que puede terminar todo esto. Te sientes preparada.

Mira, no he podido evitarlo, ¡MIRAD QUE PREPARADITO VA! Muero.

No estabas preparada. Han cerrado todo deprisa y corriendo, y tienes MIL DUDAS. Aún quedan 8 minutos y esperas que 4 de ellos sean exclusivamente de Alex y Kate declarándose.

Quedan 5 minutos y ¿no va el prota y le pide en matrimonio a la pava esta? Alucinando estás. Pero bueno si esto va de fanservice tú encantada.

No pasa. No te puedes creer que no haya pasado. Se han dado un abrazo grupal y Kate y Alex se han cogido de la mano. Fin.

Estás cabreadísima y te vas a gritar las redes sociales.

Os prometo que soy una persona medianamente normal y razonable.

Es la última vez que caes en una situación similar. Te has cansado de tener esperanzas en series que pasan de la visibilidad LGTBQ. Nunca más.

Para distraerte de esta absoluta decepción te pones una serie que te ha recomendado una amiga, te han dicho que es interesante…

Puedes suscribirte a nuestro canal de Telegram para enterarte de todos los artículos: https://t.me/hulems