Un estudio que la Universidad de Princeton ha realizado durante los últimos quince años arroja una conclusión que parece preocupante: Las chicas lesbianas y bisexuales tienden a ser más sancionadas y expulsadas en los institutos, en concreto un 95% más que el resto de alumnos.

Las castigadas de las que todos nos acordamos

El director del estudio Sexual Orientation and School Discipline: New Evidence from a Population-Based Sample, el sociólogo Joel Mittleman, explica que solamente un tercio de esas expulsiones pueden ser explicadas en base al comportamiento y el carácter de las alumnas, y él cree que el resto de sanciones y castigos tienen que ver con prejuicios de los docentes y el equipo directivo de los centros.

Los resultados sugieren que la oreintación sexual por si misma moldea las experiencias de los adolescentes de maneras muy diferentes para chicos y chicas. Mis resultados son consistentes, por ejemplo, con un estudio reciente que muestra que las chicas con orientaciones sexuales minoritarias están dramáticamente sobrerrepresentadas en el sistema de justicia juvenil de un modo que los chicos no lo están

El estudio, que no hace diferenciación por renta o raza, muestra que en general, en ambos sexos, los adolescentes LGBT tienden a ser expulsados un 29% más que los heterosexuales, pero si nos fijamos en las chicas, es cuando este porcentaje sube hasta el 95%. Los resultados se basan en el estudio de 3400 adolescentes durante los últimos quince años, y fue presentado a final de enero.

Que yo sepa, es el primer estudio así que se hace en Estados Unidos. Este factor único permite a los investigadores rastrear el inicio y las trayectorias de problemas como el acoso que previamente se habían documentado solo en edades posteriores. En un contexto en el que siete estados tienen todavía leyes prohibiendo cualquier discusión o debate de asuntos LGBTQ en las escuelas, es difícil para los investigadores recolectar medidas de orientación sexual e identidad de género de los estudiantes

 

Vía: Princeton