Todavía no nos ha dado tiempo a reponernos de Make me feel, Django Jane y Pynk, los tres nuevos singles de Janelle Monáe, cuando ya tenemos otro nuevo video de la artista. I like it es la cuarta pieza de Dirty Computer, el álbum que está llamado a estar en la lista de lo mejor de este 2018. Pero no he venido a hablar de este video, que podéis ver aquí, sino del emotion picture que va a acompañar al disco de Monáe, una obra visual de 50 minutos en la que ella y Tessa Thompson van a ser las protagonistas, y además van a ser pareja.

La obra cuantas la historia de una mujer llamada Jane 57821 (Monáe), que vive en una sociedad totalitaria situada en un futuro próximo donde los ciudadanos son llamados «computadoras». Dirty Computer explora la humanidad y lo que realmente les sucede a la vida, la libertad y la persecución de ser feliz cuando la mente y las máquinas se funden, y cuando el gobierno elige el miedo amparándose en la libertad. Las amantes de las distopías estamos dando saltos de alegría.

El lanzamiento de Dirty Computer está trayendo, como es natural, muchas entrevistas para publicitarlo, y hay una verdaderamente interesante en The new york times, en la que la periodista ha sido lo suficientemente hábil como para sacarle a Monáe ciertos asuntos de los que, directamente, ella no suele hablar. Y por ciertos asuntos quiero decir su relación con Tessa Thompson, algo de lo que todo el mundo lleva hablando varios años, pero que ha terminado de explotar con los videoclips de Make me feel y Pynk.

Le pregunto a Monáe lo que piensa de las especulaciones de internet sobre su relación romántica con Thompson. Verla mientras se decide por una respuesta fue como ver a un matemático trabajando en el último teorema de Fermat. Los engranajes se movían; se estaban haciendo cálculos. Finalmente, ella se rió, levantó las cejas, y desvió el asunto: «Espero que la gente se sienta celebrada. Espero que sientan el amor. Espero que se sientan vistos» Era ya tarde, yo era consciente de cuanto rato habíamos estado hablando, por lo menos dos horas, y lo dejé pasar. Pero este asunto me seguía picando, y más aún cuantas más veces veía su película.

 

La periodista cuenta, a continuación, sus suposiciones sobre la razón de que Janelle no hable abiertamente sobre su relación con Tessa, o, directamente, sobre su orientación sexual.

En estos días, la cultura parece ser más propensa a aceptar lo queer. jóvenes actores y pop stars como Amandla Stenberg y Lady Gaga se identifican públicamente como bisexuales. Lena Waithe y su prometida han sido fotografiadas recientemente por Annie Leibovitz para Vanity Fair. Y todavía parece que la sexualidad no heteronormativa permanece como el último tabú. Monáe conoce suficientemente bien a los medios como para protegerse a si misma de convertirse en alimento para los tabloides y laspublicaciones que quieren convertir su vida personal en espectáculo o reducir su arte a su sexualidad. Ella me contó repetidas veces que le preocupaba que sus fans más antiguos y su muy religiosa y muy del sur familia pensara. Hay muy pocos precedentes de una celebrity negra y mujer de su nivel viviendo de manera abierta como lesbiana en una relación.

Si me preguntáis, mi opinión es la misma que la de la periodista. Cuando no hay referentes, es complicado ser quien de el primer paso. Pero con su visibilidad no verbal está haciendo muchos puntos para ser de vital importancia en la vida de muchas personas.

Vía: NYT