Esta semana nos estamos sintiendo un poco Santa Teresa de Ávila, porque vivimos sin vivir en nosotras. Disobedience, uno de los estrenos de la temporada ya no solamente como película lésbica, sino como peliculón que está cosechando unas críticas alucinantes, estaba previsto que se estrenara en salas de cine en España el próximo día 25. Hasta aquí, todo fenomenal.

Pero un tuit del director de, nada más y nada menos, Cinemanía, nos puso sobre aviso: la distribuidora había hecho números, y no le salía rentable estrenarla en cines, así que pasaba a distribución doméstica, esto es, DVD y Blu-Ray. Desde Hay una lesbiana en mi sopa nos pusimos rápidamente en contacto con Sony Pictures Entertainment Iberia, y su Publicity Manager Toni Costa nos aseguró que, efectivamente, Disobedience no se iba a estrenar en salas. 

 

Desde otras webs como Lesbicanarias, Lesbian Lips, Bollo sapiens, Ambiente G y esta que estás leyendo, pusimos en marcha un hashtag en Twitter (#DisobedienceEnEspañaYa) que consiguió un buen resultado en Twitter. ¿Ha tenido esto algo que ver con lo que te vamos a contar a continuación? Pues nos gusta pensar que sí, que entre todas lo hemos conseguido.

Ayer por la mañana nuestra compañera Pepi habló vía teléfono con Toni Costa, y la respuesta fue que “no era en firme” que no se fuera a estrenar.

Y esta misma mañana nosotras, vía mail, hemos recibido la confirmación por parte de Sony de que Disobedience se estrenará como estaba previsto: el próximo día 25 de mayo. 

Si tienes una botella de champán en la nevera, este es un momento buenísimo para sacarla. Veremos a Rachel Weisz y Rachel McAdams interpretando a Roni y Esti. Veremos una de las historias que más ganas teníamos de ver. Veremos Disobedience en salas, con nuestras palomitas, nuestro Dolby Surround, y nuestra butaca.