¡Hola, croquetillas! Hoy vengo a hablaros de dos series, más otra de propina, rarunas. No las considero bizarradas porque para mí esa categoría significa cosas raras pero que están muy pensadas y bien hechas. Estas series no las considero tan trabajadas y tampoco te dejan muy buen sabor de boca. Esto, obviamente y como siempre, desde mi humilde punto de vista. De verdad que no pretendo ofender a nadie, solo digo mis opiniones.

Como dije, hablaré de dos series relacionadas entre sí, ahora diré como, y de otra serie de esta temporada, está en emisión en Japón ahora mismo. De esta última diré pocas cosas porque no sé aún cómo acabará este pollo que han montado, pero la comentaré mínimamente que es curiosa pero más rara que un perro verde.

Yami to Boushi to Hon no Tabibito

Se quedaron a gusto poniendo el nombre, ¿eh? Se traduce por “los viajes de oscuridad, sombrero y libro”. Es un anime viejo, de 2003. Asumamos que han pasado 15 años, no puedo considerarlo nuevo.

Yami, Hay una lesbiana en mi sopa

¿De qué va? Pues está basado en un juego erótico. A diferencia de Fate/Stay Night, este anime sí es más erótico. La trama empieza con Hazuki una chica de instituto enamorada de su hermanastra (que sepáis que a ratos me siento en un deja vu constante). La noche que su hermanastra, Hatsumi (sí, se quedaron calvos pensándose los nombres) va a cumplir 16 años, decide armarse de valor e ir a confesare a su cuarto. Sorpresa de Hazuki cuando va a besar a Hatsumi y esta desaparece en un rayo de luz y al poco aparece un pollo amarillo gordo que habla diciendo que Eve se le ha vuelto a escapar. Hazuki convence al pollo, Ken, para acompañarle y así buscar a su amada hermanastra.

Por lo que empiezan los viajes, los cuales te los cuentan desordenados para crear confusión (como en Westworld, pero mal hecho). Hazuki viajará con Ken y con Lilith, una rubia pervertida que es la responsable de la biblioteca de los libros de todos los mundos. Esto es, que cada mundo existe en un libro, y puedes viajar a ellos por medio de cada libro. Eve ha ido viajando de un mundo a otro por medio de esos libros, y este trío irá buscándola por donde ha dejado rastros. Además, en cada mundo resolverán un conflicto y conoceremos a más personajes que irán participando en la historia.

¿A que no os ha quedado claro? A mí tampoco, tranquilas. Anoche terminé de ver la serie y me volvió a dejar de mala leche. No destriparé el final, pero ya os digo que es una pérdida de tiempo verse esta serie. Por muy bollo que sea, el final es muy pero que muy mejorable. Ya no solo es que no sea final feliz, es que para un final infeliz había mil opciones mejores que la que tomaron.

Total, que la gracia de la serie radica en ver viajes desordenados de este trío por diversos mundos, viendo todas las historias participantes para luego dejarte con cara de tonta.

Touka Gettan

Serie de nombre intraducible. La relación que tiene con la anterior es que, en uno de los capítulos, aparece el trío anterior buscando a Eve en este mundo. Esta serie es de 2007, tampoco es nueva.

Explicar de qué va esto es muy complicado, para empezar la serie puedes verla del capítulo 1 al 26 y te enteras de cómo pasan las cosas (no, no he dicho ninguna idiotez, dejadme terminar) o también puedes verla en este otro orden: 26, 24 al 1, 25 al final. El 25 es un resumen de toda la serie. Si la ves al revés realmente es el orden natural de la trama, pero si la ves “bien” te enteras de otros detalles mejor. Por eso digo que es complicado explicar esta serie.

Touka, Hay una lesbiana en mi sopa

La trama es muy complicada también, no solo por el desorden, sino que es la típica serie que te debes ver 2 o 3 veces y aun así no terminas de enterarte. Es una historia circular, personajes reencarnados condenados a repetir sus vidas pasadas, arrastrando de forma obligada ese pasado.

Touka y Momoka llegan nuevas al instituto en Kamitsuhara. Momoka siempre tiene el sentimiento de ese pasado que se repite, queriendo evitar repetir la tragedia. Aparte de estos personajes, hay muchos otros, implicados también en la historia pasada y actual.

Paréntesis: Joder, perdón, pero os prometo que es que no puedo definir mejor todo esto.

La historia pasada trata de una máscara y un señor feudal queriendo quedarse con las chicas de la aldea. La máscara maldita, de la que un simple fragmento puede provocar estragos, sigue en el presente, y es uno de los condicionantes para ese presente.

Capítulo a capítulo van comentando ese pasado y cómo afecta al presente. También un pasado más cercano para explicar el personaje de Yumiko/Yuriko, madre de Touka.

Mi recomendación, si os apetece ver esta rarunez, es que la veáis en orden inverso saltándose el 25, que se deja para el final ya que es resumen.

Estas dos series tienen bastante carga sexual con eso de venir de unos juegos eróticos, pero no confundamos sexo con romanticismo. Mi opinión personal es que son series que se dejan ver, pero si tienes otras cosas pendientes, mejor mírate las otras cosas. ¿Os acodáis de cuando comenté en Strawberry Panic que sí que la elegiría frente a otros animes? Pues me quedaría con StrawPa. Es más (voy a ser mala), si me dan a elegir entre quedarme con aquel capítulo del oso de peluche y los paraguas y estas dos series, me quedo con ese capítulo.

¿Por qué las comento entonces? A ver, sinceramente, que las considere mejorables no implica que sean curiosas. A mí Touka Gettan sí me gustó más, pero considero que es muy rara. Ya no solo por los capítulos desordenados, sino la trama en sí. No está de más verlas, pero tampoco es necesario tragárselas.

Shoujo Kageki Revue Starlight

Esta serie se está emitiendo ahora mismo (emitidos 8 de 12), por lo que no sé cómo acabará. Para mi gusto se lleva otro pin por raruna.

Yo cuando vi las primeras imágenes pensé que sería algo a lo Utena. Y la intuición no me falló del todo, la verdad. Hay duelos y mucho bollo suelto. No nos equivoquemos, no llega a la suela a Utena. O al menos es lo que llevo pensando estos capítulos. Aunque es cierto que me pica la curiosidad de saber qué va a pasar, pero al mismo tiempo tengo la sensación de que me va a decepcionar mucho el final, es difícil de explicar.

Revue, Hay una lesbiana en mi sopa

Ahora sí, ¿de qué va? Pues es una academia, un instituto, pero de artes escénicas. Aparte de dar clases normales también instruyen a las chicas y preparan musicales, así en plan multidisciplinar que tanto te cantan como te bailan o actúan. Ahora viene lo raro. A comienzos de curso aparecerá Hikari, amiga de la infancia de Karen. Tienen una amistad muy cercana. No se sabe muy bien al comienzo a qué leches viene Hikari a la escuela, la verdad, pero en el capítulo 7 te lo dicen. No lo diré porque es muy spoiler.

La serie se desarrolla entre las relaciones de las chicas, que hay dúos de todos los colores (muy bollo todo) aparte del triángulo amoroso formado por Karen, Hikari y Mahiru. La coña es lo que sucede entre todas estas relaciones personales. Cuando las chicas tienen algún drama o pelea entre ellas, reciben al móvil una invitación a una audición aparte, presidido por una jirafa que habla (sí, muy normal no es). Además, no solo está la jirafa, cuando llegan las chicas les ponen una ropa especial con una capa y les dan armas para luchar. Es decir, las dos que entran en conflicto, se baten en duelo con armas. La que gana es la que quita la capa a la otra, rompiendo el botón que la sujeta. Quien se queda sin capa, pierde. De ahí que dijera que mi intuición sobre Utena fuera buena, aunque no tiene la misma calidad, para mi gusto, ni de lejos.

Estos duelos lo que determinan es un marcador, la que quede arriba en la clasificación pide un deseo y la jirafa lo concede. En parte Hikari entra para frenar ese marcador, que es lo que me tiene ahora intrigada. Sí, sé que esto puede sonar a spoiler, pero como no he dicho lo fundamental, no lo considero muy destripe y me parece útil comentarlo.

Mi opinión de momento: Pues ni fu ni fa, la verdad. Me intriga saber cómo puede acabar esto, aunque de momento tampoco es que me encante. La estoy viendo por saber cómo acaba esta locura, porque es muy muy rara. Pero también tengo esa sensación de que el final me va a caer mal, ojalá me equivoque.

Y hasta aquí las reseñas semanales. La próxima semana, más.

¡Gokigenyou!

Nanaho.