Ha llegado sin hacer ruido, pero Angelica Ross se está convirtiendo en un nombre esencial del nuevo panorama cultural en Estados Unidos. Saltó a la fama en Claws, pero definitivamente ha sido Pose la serie que la ha encumbrado, y que ha conseguido que la Academia de la Televisión de Estados Unidos le haya cedido un asiento, lo que significa que el año que viene podrá votar en los premios Emmy, y que explica perfectamente la importancia de que las puertas del mundo del espectáculo se abran a minorías, y las instituciones se vuelvan, por lo menos, tan diversas como lo es el mundo real.

Ross es la fundadora de TransTech Social Enterprises, una «incubadora de Talento LGBTQ enfocada en empoderar económicamente a las personas trans en nuestra comunidad. TransTech es una comunidad de co-working y co-aprendizaje dedicada a empoderar a personas trans, lesbianas, gays y bisexuales con habilidades prácticas, listas para trabajar, para que puedan elevarse al siguiente nivel en sus vidas». En una entrevista hace unos meses a The Lily, Angelica comentaba su intención a la hora de crear una empresa focalizada en la comunidad LGBT, y más concretamente en las personas trans. 

Me di cuenta de que en general en tanto en las ONGs como en la industria del sexo las mujeres trans estaban siendo explotadas, y se estaban aprovechando de ellas. A través de mi propia experiencia en la vida hasta donde estoy ahora, descubrí que la tecnología me podía hacer algo así como un McGyver, donde podía ser intuitiva e innovadora y forjarme mi propio camino. ESTO es lo que quiero ofrecer a otras personas en mi comunidad, una manera de ser sus propios héroes y hacer su camino.

Actriz, emprendedora, activista, y también modelo: el desfile de Marco Marco de la New York Fashion Week contó con Ross, así como con Gigi Gorgeous, Dominique Jackson, Carmen Carrera, Geena Rocero, Hanson Gobron, Aydian Dowling y Laith Ashley, todas ellas personas trans.

¿Lo siguiente? Lanzarse a ser productora ejecutiva de su propia serie, King Ester, que contará la historia de Ester (DeJaye Joseph), una mujer trans en la Nueva Orleans de 2005, justo cuando la ciudad es asolada por el huracán Katrina. Tenemos mucha Angelica para ver todavía.