¡Hola, croquetillas! Fui injusta cuando hablé de “Yama no Susume” (el valor de la montaña) y dije que eran pinceladas. Tras ponerme a traducir la segunda temporada (y de ahí en adelante) me di cuenta de la cantidad de detalles/subtexto que tiene. Aunque es cierto que es suave, es muy curioso. Anime basado en el manga del mismo nombre. La primera temporada son 13 capítulos de 3 minutos y medio de duración. Luego pasan a ser capítulos de 13 minutos. Se hace muy amena y ligera de ver.

 

Vuelvo a contar de qué va esto, para poner en situación. Aoi, chica muy tímida, empieza el instituto. En secundaria no hizo amigas, pasaba los descansos haciendo manualidades y cosas de punto. Esto cambia cuando se le lanza Hinata, amiga suya de la infancia (aunque al comienzo no la reconoce). A lo largo de la serie veremos cómo fue el inicio de esa amistad y cómo va evolucionando. Creedme cuando digo que es muy curioso el trato que tienen. De crías fueron inseparables y siguen siendo incapaces de estar la una sin la otra.

Tras el reencuentro, Hinata arrastra (es el mejor verbo a usar aquí, sinceramente) a Aoi a hacer montañismo, ya que de peques vieron el amanecer desde una montaña y quieren repetir esa experiencia, porque prometieron repetirlo de mayores.

A partir de esas ganas de ir a la montaña empezamos a ver dos comportamientos paralelos. Ambas hacen lo que sea para agradar a la otra. Aoi vencerá sus miedos para seguir a Hinata y Hinata no hará nada sin Aoi, además de que se pone en su lugar y se va adaptando a su tímida amiga.

¿Hay chica o acción? No. Nada sexual. Pero mucha lectura entre líneas. A destacar el capítulo de la tercera temporada donde acaban en el monte Tsukuba (una pena que no exista ahí un observatorio, sinceramente) rodeadas de parejas y Hinata hace el comentario de que tampoco quedan muy fuera de lugar. Realmente, esa escena no tiene desperdicio alguno. Y lo que sí dicen muchas veces es que son como un matrimonio mayor.

Aparte de ellas, otra de las amigas principales, Kaede, tiene una relación curiosa con su amiga Yuuka. Kaede es un año mayor que Aoi y Hinata, ayuda con sus conocimientos sobre montañismo. A medida de la segunda temporada aparece Yuuka, compañera de clase de Kaede. No deja de preocuparse por su amiga, por si le pasa algo en la montaña. Llegan a discutir cuando Kaede subestima una lesión que podía haber sido peor. Realmente la preocupación de Yuuka es de alguien que es más que una amiga. Luego será la que se preocupe de la vida académica de Kaede, haciendo de esposa que pone firme a la calzonazas de su compañera.

Resaltar que tenemos un grupo de cuatro chicas, que no muestran interés en buscar pareja, más bien en irse las 4 por ahí a la montaña a triscar con las cabras. También son un grupo unido con lazos fuertes entre ellas, especialmente Aoi y Hinata. Kokona, que es la peque y cuarta en discordia, aún no ha mostrado interés amoroso por ningún género en particular, pero muy hetero tampoco me parece la chiquilla.

Como guinda, se une de forma puntual Honoka, que se hace amiga de Aoi provocando ciertos celos en Hinata, algo que veremos en la tercera temporada. No digo mucho más que tampoco quiero destripar nada de la trama.

Por eso esta es mi recomendación de esta semana, aun anime que, aunque no es shoujo ai puro, tiene mucha lectura entre líneas y además que es una serie muy entretenida de ver. Y que, si te fijas bien, parece que hay más de lo que puedas pensar en un comienzo.

La próxima semana, más.

¡Gokigenyou!

Nanaho.