Miriam Beizana Vigo (A Coruña, 1990), cocreadora de A Librería y colaboradora en este portal con reseñas literarias, ha anunciado este mes la reedición de Todas las horas mueren (publicada originariamente en 2016). El motivo de esta nueva edición es que los nuevos ejemplares se incorporan felizmente en el catálogo de las bibliotecas municipales de Galicia. Y, también, la celebración de este junio especial del #LeeOrgullo.

Anunciábamos en esta web el lanzamiento de esta autora novel (y bastante desconocida por aquel entonces) definiéndolo como un auténtico monumento a la sororidad femenina. A día de hoy, y siguiendo la trayectoria que ha seguido esta escritora, creemos que esta frase no podía ser más justa y acertada.

Deseándole la mejor de las suertes y nuestro honesto sincero, aprovechamos la ocasión para compartir con vosotras esta breve entrevista para conocer un poquito más sobre los siguientes pasos de la escritora gallega.

HULEMS: Fue en 2015 cuando publicaste tu opera prima, Marafariña. Ahora ya tienes detrás de ti tres novelas y un puñado de relatos. Apareces en la última antología de la editorial Cerbero Actos de Fe y eres finalista del I Premio Misteria de Les Editorial. Para inaugurar esta breve entrevista, ¿nos cuentas un poco cómo te sientes?

M.B.V.: Lo cierto es que llevo un tiempo arrastrando sensaciones contradictorias. Estoy feliz de haberme dedicado desde que tengo uso de razón a la literatura pero, al mismo tiempo, siento que he cometido muchos errores y no dejo de aprender de ellos. Recuerdo que, hace ya un año, cuando publiqué mi última novela, Inflorescencia, la dejé ir poseída por un espíritu exhausto. Me encontraba delicada y, por qué no decirlo, asustada.

Desde entonces, he cerrado la puerta y he temido mostrarme, ser yo. He temido responder preguntas y he evitado dar muchos más detalles. Las consecuencias de publicar ficción biográfica (y más cuándo es autoeditada) son un pelín devastadoras. Ahora, desde la distancia, me voy encontrando un poco mejor.

Estos últimos tres años he estado trabajando en una única novela y en muchos relatos. me he sentido más libre y feliz y he podido ser yo misma. Creo que he ido despidiéndome de una Miriam anterior y estoy abriéndome a una nueva. Fruto de eso son los relatos que comentas. Es un camino que me gusta y que quiero continuar.

HULEMS: Revisando un poco tu historial, sorprende que ha habido un cambio sustancial. Antes rechazabas las etiquetas y ahora te autodefines como escritora lesbianas, feminista y gallega. ¿Por qué?

M.B.V.: Porque he aprendido a perdonarme y he sido consciente de mi propia responsabilidad. Además, me he acogido a mi derecho a cambiar y a pensar de forma diferente.

Por diferentes vivencias y batallas que he sufrido al “salir del armario literariamente” he necesitado el escudo de las etiquetas (valga decir, el apoyo de la comunidad) para ser más fuerte y sentirme respaldada.

En cuanto al feminismo, se ha convertido en un flotador salvavidas. No podría definirlo de otro modo. De un tiempo a esta parte, no hay nada que no escriba, haga o piense que este de acuerdo con este pensamiento. Es mi compromiso más importante.

HULEMS: ¿Por qué has decidido reeditar Todas las horas mueren y no cualquier otra de tus novelas?

M.B.V.: Cuando tuve la ocasión de reunirme con la dirección de las bibliotecas me dieron la libertad de elegir cualquiera de mis obras. Sé que tal vez mi biología de Marafariña ha sido la que más hondo ha calado, pero Todas las horas mueren sigue siendo mi título más vendido y, además, más asequible para el público lector. Le tengo un especial cariño y creo que, aún a día de hoy, tiene mucho que decir. Merecía otra vida, no solo por ella, sino por las personas que todavía no han conocido el Café de Olivia.

Además, creo que la sexualidad se lleva a cabo de una manera reinvindicativa pero suave. Me parece ideal para acercar la temática LGBT+ a las personas que están fuera del colectivo. Su ambientación puramente gallega también me animó a ello. En fin, ¡a ver qué tal funciona! Yo estoy deseando asistir a esos clubs y vivir las opiniones de las lectoras en primera persona.

HULEMS: Recientemente has empezado a escribir pequeños artículos en gallego e, incluso, has subido un relato en esa lengua a Lektu (A Soa Enfermidade). ¿Existe un mercado abierto en literatura gallega lésbica?

M.B.V.: Existe porque hay una necesidad. Directamente, apenas hay referentes de novelas lésbicas o gay en la literatura gallego. Menudo vacío tan abrumador. Además, crecí escribiendo y leyendo en gallego.

Vuelvo a acogerme a mi derecho a cambiar de opinión: al principio sentí miedo al escribir sobre mi homosexualidad en gallego (implicaba una mayor probabilidad de que mi entorno conocido llegara a esas obras), ahora siento que se lo debo a mi tierra y a mi lengua. Llevo meses trabajando en una novela corta lésbica en gallego. Veremos qué ocurre con ella en un futuro.

HULEMS: Estamos en pleno mes del orgullo y en Redes Sociales existe un movimiento muy importante bajo el mes del #LeeOrgullo. Tú misma estás siguiendo un hilo en tu perfil de Twitter otorgando una recomendación cada día. ¿Qué obras destacarías?

Pues lo cierto es que mis recomendaciones, en su mayor parte, se están centrando en novelas de hace unos cuantos años. Eso me resultó un tanto doloroso. De hecho, me he dado cuenta que si no fuera por la editorial Dos Bigotes, Niños Gratis o, muy en especial, de Les Editorial, estaríamos un poco vacías. Creo que tengo que aplaudir y apoyar estos sellos por su valentía y su coraje. También, por hacer algo necesario que no todas las editoriales se han atrevido a hacer.

En referencia a esto, escribí un artículo esta semana en mi página web hablando de esta necesidad: Lo que pierdes por ser lesbiana.

También me gustaría anunciar que la semana que viene publicaremos un podcast especial en #CaféLibrería, contando con la presencia de Paula Alcaide y Lluis Salart hablando sobre la necesidad de la literatura LGBT+.

HULEMS: Para finalizar, ¿qué nos puedes decir de tu próxima novela y resto de proyectos que tienes entre manos?

Puedo adelantar que, como mínimo, saldré como autora invitada en una antología antes de que termine este año… pero no puedo decir nada más. Únicamente que me hace una ilusión tremenda y estoy deseando poder gritarlo a los cuatro vientos.

En cuanto a mi novela, todavía está buscando una casa que la quieran. Contaré que trata sobre una muchacha que busca curarse con la literatura pero solo consigue hacerse más daño, que se ambienta entre Galicia y Melilla, que hay mucho feminismo, mucho lesbianismo y mucha sororidad. Y que hay una gata muy especial.